Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los problemas de la sequía

El Gobierno deja solo a Baltasar

Ningún consejero arropa al titular de Medio Ambiente en el debate de su reprobación - ICV amaga con dejar el Gobierno si el trasvase del Ebro no es temporal

Dura jornada la de ayer para el consejero de Medio Ambiente, Francesc Baltasar. Fue el hombre del día, sobre todo para la oposición. Primero CiU le presentó una interpelación sobre la situación de emergencia causada por la sequía y después fue el Partido Popular el que planteó una propuesta de reprobación del consejero por su gestión. Baltasar, bregado y educado como alcalde, se enfrentó a la oposición saliendo al ataque. El consejero ecosocialista acusó a los nacionalistas de "mezquindad política" por no ponerse al lado de la Generalitat ante la situación de emergencia por la sequía que sufre Cataluña y condicionar su apoyo a que se llegue a un acuerdo sobre el trasvase del Ródano.

Como era de prever, debido a lo polarizado del debate, el diputado de CiU Ramon Espadaler, ex consejero de Medio Ambiente, arremetió contra Baltasar y le evidenció su "soledad". En aquel momento, y en muchos más, a Baltasar no le acompañaba ningún otro consejero en la bancada del Gobierno. Espadaler le reprochó la política "errática" del tripartito en temas de agua, con una visión "frívola" al defender una interconexión del Ebro con Barcelona que, según Espadaler, ya planeó CiU cuando estaba al frente de la Generalitat y no se llevó a cabo por el rechazo de la izquierda.

Después, el Parlament rechazó la moción del PP que sólo conservó la petición de reprobación, pese a que el texto inicial tenía ocho puntos. La moción del PP recibió los votos a favor de CiU y Ciutadans. Si durante el debate anterior la bancada del consejero estaba vacía, salvo algunas entradas de Ernest Maragall o Antoni Castells, cuando se votó la reprobación no hubo presencia de ningún consejero de Esquerra Republicana y sólo de los consejeros Joaquim Nadal, Joan Saura, Antoni Castells, Ernest Maragall y el presidente de la Generalitat, José Montilla, recién llegado de Madrid.

Además de los gestos de ERC ayer el tripartito vio como el secretario general de ICV, Jordi Guillot, advertía de que su formación se irá del Gobierno si "el día después de que se resuelva la emergencia" ante la falta de agua, el minitrasvase del Ebro que se quiere llevar a cabo "continúa bombeando agua".

Pero las cargas contra Baltasar no sólo provenían de la oposición. La ejecutiva regional de ICV en las comarcas del Ebro hizo ayer más que evidente su malestar por la decisión de conectar las tuberías del Consorcio de Aguas de Tarragona con las de Aguas del Ter-Llobregat al exigir la dimisión del consejero Baltasar. Los ecosocialistas en las comarcas del Ebro exigieron también a la dirección nacional del partido que abandone el Gobierno de la Generalitat si llega a materializarse esta interconexión de redes en una obra que no sea reversible, informa Oriol Aymí.

La organización territorial ecosocialista, que no cuenta con ninguna alcaldía en la región y tiene escasa representación, atribuyó la decisión de interconectar las redes al Ejecutivo central, lo que "pone en duda la capacidad de autogobierno".

Frases que son las opciones del debate

- Francesc Baltasar, consejero de Medio Ambiente:

"[A CiU] Ustedes han obrado con mezquindad

política imponiendo que se abra la opción del Ródano

para apoyar al Gobierno de la Generalitat"

- Ramon Espadaler, diputado de CiU:

"Aquí hay dos políticas: Primero la suya, la happy

flowers de la nueva cultura del agua, y luego la política

de los que solucionamos los problemas"

- Jordi Terrades, diputado del PSC:

"No se trata de un trasvase del Ebro, sólo

de una captación temporal entre redes"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de abril de 2008

Más información