Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva Caprabo sólo crecerá en Cataluña, con 50 nuevas tiendas

Eroski absorbe 170 de los 494 súper de la marca catalana

La cadena catalana de supermercados Caprabo, que pasó a manos vascas el año pasado, perderá 170 establecimientos de los 495 con que contaba, que pasarán a ser absorbidos por la marca de su nuevo dueño, Eroski. El grupo que preside Constan Dacosta, que ayer explicó en Barcelona las "complementariedades" de ambas empresas en fase de fusión, sólo operará con marca Caprabo en Cataluña y Madrid. Pero el plan de expansión de la enseña catalana se concentrará en Cataluña, a tenor de lo que explicaron Dacosta y el director general de Caprabo, Javier Amezaga.

Las siete nuevas aperturas previstas para este año, que supondrán una inversión de 43 millones de euros, se efectuarán en Barcelona. Pese a que Cataluña acapara 264 súper y Madrid sólo 59 -cifra que sugiere un recorrido de crecimiento potencial mayor-, Dacosta confirmó que prácticamente todos los nuevos establecimientos que se abrirán en los próximos cuatro años, 50, estarán en Cataluña.

El "arraigo" y el "prestigio" de la marca en esta comunidad, que no en el resto de España, fueron subrayados por los nuevos patrones de la empresa, que mantienen como accionistas minoritarios "estables" a la familia Botet, con el 16% del capital, y a La Caixa, con el 9%. Pero Eroski quiere dar un vuelco a la imagen todavía cara de los productos Caprabo y anunció que, al incorporar la marca Eroski en los súper Caprabo, la cesta de la compra será el 20% más barata. Este vuelco le costará este año a Caprabo 34 millones de euros.

Amezaga calificó de "histórico" el ejercicio de 2007, en el que la facturación ascendió a 2.188 millones, frente a las ventas de 2.194 millones de 2006. El resultado bruto operativo fue el 38% superior. Dijo que era imposible comparar el resultado neto con el del año anterior y no aclaró si se perdió o ganó dinero. En 2005, Caprabo tuvo números rojos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de abril de 2008