Entrevista:JUAN ARIAS | Autor de 'Proyecto esperanza'

"La humanidad jamás ha vivido un momento mejor"

Como en el poema de Rubén Darío, el último libro de Juan Arias, Proyecto esperanza (Aguilar), es la salutación del optimista. "Estamos en un buen momento; nunca hemos estado mejor los seres humanos". Aquí explica por qué se siente tan seguro de que no estamos en un mundo tan horrible...

Nacido en Granada hace 75 años, Arias fue el periodista que mejor cubrió el Concilio Vaticano II; durante largos años fue corresponsal de EL PAÍS en Roma, fue luego ombudsman del periódico e impulsor de Babelia y ahora es corresponsal de este periódico en Brasil. Contagiado acaso por la felicidad que hace que los brasileños se sientan bien aunque estén muy mal, Arias dice: "No, jamás ha vivido la humanidad un momento mejor que éste; mira los avances en la medicina, ¡y lo que se prepara! ¡Nunca una persona enferma ha tenido tantos medios técnicos para salvarse! Sólo tienes que ver las estadísticas de la esperanza de vida. ¿Alguna vez pensamos que íbamos a vivir saludables el doble de la edad que tuvieron nuestros inmediatos antepasados?".

Brasil es su referencia, "la felicidad de Brasil". Su salutación optimista se la inspiró un médico, José Augusto Messias, a quien va dedicado Proyecto esperanza. Lo primero que le enseñó fue la realidad de las favelas, "donde niños en la edad más difícil arrancaban de la vida una esperanza que parecía que les tendría que estar negada".

Y a partir de ahí empezó a ver el mundo alrededor. "Las mujeres, por ejemplo. ¿Tú te das cuenta de la cantidad de cosas que hace cincuenta años no podían hacer? En España no podían abortar, divorciarse, no podían invertir, no podían abrir una cuenta en un banco, ¡no podían viajar sin permiso de sus maridos! ¿Ha cambiado poco la vida de las mujeres?".

No, no es la salutación de un optimista, dice Arias. "Es un libro realista... Ni pesimista ni optimista, realista. Se suele decir que el optimismo construye el mundo. Pero una cosa es tener clara la realidad y otra encerrarte a llorarla, a decir que esto que vivimos es una mierda... Lo más fácil es la desesperanza. La esperanza hay que labrarla".

Claro que para tener esperanza hay que hacer una gimnasia. "Fíjate en Brasil: aquí tienen los europeos 10 veces más que ellos, allí están felices y aquí están desesperados. ¿Qué les falta a los europeos? Que siguen desencantados, no se dan cuenta de que nunca tuvieron a mano tantas facilidades". ¿Y por qué están tan contentos los brasileños? "Porque tienen solidaridad entre ellos, no viven para trabajar, trabajan para vivir. ¡Quizá ellos no sepan que no tienen mucho futuro, y por eso viven el tiempo presente! Y lo viven a tope, cada día. Aquí ustedes tienen cada vez más nostalgia del pasado y más miedo del futuro. Si la gente viviera el hoy no estaría tan de mala leche". Y hay que vivirlo, para quitarse de encima la mala leche, dice Arias, "convencidos de que éste es el mejor momento de la historia".

Sin esperanza, en fin, no hay felicidad. "Si no tienes esa conciencia", apuntala Arias su optimismo, "no construyes, y la vida hay que basarla en la convicción de que lo que viene será mejor. Yo estoy convencido de que no vivimos en el mejor de los mundos, pero sí vivimos en un mundo mejor que el que hubo en el pasado".

¿Y Dios qué tiene que hacer en todo esto? "Quién es Dios. El concepto de divinidad está dentro del hombre; los milagros que se decía que hacía Dios los hace la medicina. La única forma de encontrar a Dios es en la conciencia; la conciencia es lo más severo que existe. Te puede perdonar un juez, pero tu crimen siempre estará en tu conciencia, no perdona. El Dios de verdad está dentro de tu conciencia, a la conciencia tú no la engañas".

Juan Arias.
Juan Arias.CRISTÓBAL MANUEL

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción