Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
A tope | Fin de semana

Estudios universitarios

La verdad es que a veces los estudios realizados por universidades de todo el mundo tiene su punto de gracia, aunque es un poco preocupante que pueda haber personas dedicadas en cuerpo y alma a estudiar la inmortalidad del cangrejo macho. El último que he leído es aquel que dice que beber ocho vasos de agua al día no es garantía ni de eliminación de toxinas, ni de piel más joven, ni de nada de nada. Hay que beber lo que te pida el cuerpo y punto. Pero lo más gracioso es que los que han hecho el estudio se preguntan quién demonios ha sido el listo que ha dicho que había que beber ocho vasos de agua al día.

Así, gracias a sabios estudios se sabe que si gritas durante ocho años, siete meses y seis días, habrás producido suficiente energía sonora como para calentar una taza de café. Vamos que ahora ya tienes excusa para pegar un buen grito: "es que estaba calentando el café", oye, y te quedas tan pichi.

Este otro estudio de la universidad de no se dónde me preocupa más, porque ha llegado a la conclusión de que si te tirases pedos durante seis años y nueve meses, producirías suficiente gas como para crear la energía de una bomba atómica. Hombre, estas cosas no se pueden ir contando por ahí, que hay mucho descerebrado suelto.

Pero lo más complicado ante una copita de vino suele ser decidir con qué estudio te quedas, porque si uno hecho por un centro de investigación te dice que beberte una al día es bueno para reducir en un 50% el riesgo de contraer cáncer de la próstata, el estudio publicado por una prestigiosa revista indica que beber un vaso grande de vino o un poco más de medio litro de cerveza al día aumenta el riesgo de contraer cáncer de colon en un 10%. Y ¿qué haces? En este caso el dilema es vital.

Luego hay gente que se pasa años y años estudiando para confirmar lo que la sabiduría popular ha transmitido durante siglos, o sea, aquello de que el amor es ciego. Y venga y dale investigando el cerebro, para llegar a la conclusión de que las personas enamoradas pierden la capacidad de criticar a sus parejas, vamos que se vuelven incapaces de ver sus defectos. Pero lo peor es que es un estudio hecho a humanos y ratones. ¡Qué asco!

Pero ya cuando un estudio de la Universidad de Kioto te dice que los chimpancés jóvenes tienen una habilidad para recordar números superior a la de los humanos adultos... ahí si que te han matado. ¿Con qué autoridad le dices a tu hija que estudie matemáticas? Con todos estos sesudos estudios dudo seriamente si sería conveniente mandarla a la universidad. Mejor dedicarse a la fontanería, ¿no?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de abril de 2008