Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los problemas de la justicia

El ministro de Justicia cita a las cúpulas de los sindicatos para frenar la huelga

UGT desconvoca el paro al considerar que la oferta de diálogo es "seria"

Trece negociaciones fallidas han servido para que el titular de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, baje a la arena de la negociación para resolver la huelga de funcionarios de su ministerio. También cambiarán los interlocutores sindicales. Bermejo ha convocado esta tarde a los secretarios de las federaciones responsables de las Administraciones públicas de las cuatro organizaciones convocantes: CC OO, UGT, CSIF y STAJ. Es decir, en la mesa estarán sentados los superiores de quienes han negociado hasta ahora.

"Se trata de tener enfrente a un interlocutor que quiera negociar", señaló el titular de Justicia ayer en una entrevista concedida a Onda Cero. Para ello, mandó una carta a los cuatro sindicatos en un tono mucho más conciliador que el de costumbre. En ella propone, tras dos meses de huelga, un "último esfuerzo, que sea verdaderamente el último, en sentido literal de la palabra". Bermejo asegura buscar "un entendimiento satisfactorio para todos", cree que "es preciso que el acuerdo final no haga sentir a nadie derrotado o vencido". En este mismo tono, concluye la misiva con una apelación al "espíritu constructivo acreditado por las organizaciones sindicales".

La primera reacción llegó de UGT, sindicato que se había desmarcado del resto el pasado jueves. Ofreció a Bermejo desconvocar la huelga a cambio de una "reunión seria" en menos de 48 horas. Con la negociación de hoy han dado por satisfecha esta demanda. El sindicato se sentará hoy a negociar "sin la presión de la huelga", según explicaba ayer su secretario general de la Federación de Servicios Públicos, Julio Lacuerda. "No se puede decir si esto supondrá el fin del conflicto, porque no sabemos qué planteará exactamente el ministro. Pero del contenido de su carta se desprende prudencia y conciliación; parte de principios de insuficiencia de las anteriores propuestas y eso es bueno", explicaba Lacuerda.

El resto de los sindicatos, cuyos portavoces llevan semanas pidiendo la sustitución de Bermejo al frente del ministerio, también valoraron su gesto. Reclamaban desde hacía tiempo que el titular de Justicia se sentase frente a ellos para tratar de poner fin a la huelga. Sus declaraciones o su "pasotismo" ante la huelga le han valido calificativos como "prepotente" o "dictatorial". Un ejemplo de esta falta de señales es que no convocó a los medios de comunicación para dar explicaciones sobre la huelga hasta casi dos meses después de su inicio -su primera comparecencia se produjo la semana pasada-.

Los que se han sentado en 13 mesas de negociación con Ángel Arozamena, director de relaciones con la Administración de justicia, también han sido comprensivos con la postura de Bermejo de llamar a sus superiores para esta nueva mesa. "De lo que se trata es de solucionar el conflicto de una vez. Pero los expertos en la materia, la plataforma que ha negociado durante estos dos meses, también estará ahí", explica Juan Antonio Martín, portavoz de CSIF.

La percepción de todos los implicados de la nueva reunión es, pues, optimista. El despacho de Bermejo, donde se sentarán a negociar, puede convertirse en el lugar donde se selle el fin de la huelga de Justicia más larga de la historia. De lo contrario, la situación sería "insostenible", según señala el propio ministro en su carta de ayer.

El desencuentro

- Última propuesta del ministerio: incremento salarial de 140 euros mensuales en 2008 y 180 desde abril del año que viene.- Petición sindical: Equiparación salarial con los funcionarios de las comunidades autónomas con las competencias de justicia transferidas, unos 200 euros mensuales.- Comunidades afectadas: Castilla y León, Castilla-La Mancha, La Rioja, Baleares, Murcia, Extremadura, Asturias, Ceuta y Melilla. Además, los órganos centrales, como el Tribunal Supremo o la Audiencia Nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de abril de 2008

Más información