Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELEFONÍA

Zimbabue compra por Internet para sortear una inflación del 100.000%

La mitad de los 12 millones de zimbabuenses llegan a fin de mes gracias a las remesas de dinero y productos de familiares expatriados - Los servicios en Internet van de la compra de agua a la asistencia médica

La semana pasada el litro de aceite subió de 45 a 180 millones de dólares zimbabuenses. En el mercado negro y en un solo día, el cambio de un dólar estadounidense pasó de 40 a 70 millones de dólares zimbabuenses. Con una inflación del 100.000%, el precio del autobús varía durante el trayecto y los conductores se las ven y se las desean para calcular el cambio.

El 80% de la población está en paro; los mercados, o vacíos de productos, o con precios prohibitivos. Más de la mitad de los 12 millones de zimbabuenses llegan a fin de mes gracias a las remesas de dinero y productos de familiares expatriados.

La situación de colapso económico de Zimbabue, desde que en 2000 el presidente Robert Mugabe inició una campaña de expropiación de fincas agrícolas -la mayoría de blancos-, ha forzado a la emigración de unos tres millones de ciudadanos, quienes se han espabilado para asegurar que sus allegados en el país reciban no sólo productos básicos o tratamientos médicos esenciales, sino que puedan celebrar algún aniversario en un restaurante o ir a la peluquería.

La solución son páginas web en las que se puede comprar desde Londres, Toronto o Sidney y que aseguran, mediante sms, que los productos llegarán en 24 horas a Harare, QweQwe o Bulawayo.

Una de las más populares es Mukuru, con 20.000 clientes. Nació de la idea de tres jóvenes de Zimbabue emigrados a Londres que, al tiempo que veían deteriorarse la situación económica del país, observaban cómo un mayor número de gente accedía al correo electrónico y, sobre todo, al móvil.

"Nos preguntamos cómo podríamos convertir un sms en algo de valor, dado que el sms es la tecnología idónea para Africa", dice Rob, de 29 años. Así nació Mukuru ('todos nosotros', en shona): el cliente elige en la página qué comprar, entre gasolina, paquetes de comida para un mes, teléfonos móviles o recargas, televisión por cable o cerveza. El cliente debe ofrecer el número de pasaporte o de carnet de identidad del destinatario de la compra en Zimbabue, quien, a su vez, recibe un sms con un código correspondiente a sus productos.

"Sólo tiene que acudir al lugar de colecta, enseñar el sms y su carnet o pasaporte". Al ser una red privada, el comprador no se preocupa de que no se encuentren los productos en el mercado, dado que los agentes o socios de Mukuru en la zona se encargan de obtenerlos. "Con la inflación existente, la gente prefiere enviar productos a dinero; al menos sabes que tu familia va a comer".

Mukuru también opera en Suráfrica, aunque exclusivamente para el envío de dinero, y se van a extender por Kenia, Malaui y Zambia. Mukuru se plantea ofrecer servicios de llamadas telefónicas más baratas y lanzar una tarjeta para comprar. Uno de los servicios ya operativos y gratuitos es el de correo: el expatriado escribe a su familiar por email a Mukuru, los agentes en Harare lo imprimen y lo ponen en el correo de la ciudad, "los servicios postales se han hundido y una carta desde el Reino Unido podía tardar seis semanas", asegura Rob desde Londres.

Otra de las páginas que permiten a los expatriados ya no sólo enviar productos básicos (generadores para combatir los apagones continuos, té, patatas, filtros de agua...), sino mimar de vez en cuando a sus familiares es Yeszim, que ofrece desde envíos de fotografías enmarcadas hasta ramos de flores, chocolate e, incluso, la cena en un restaurante indio de Harare. Varias peluquerías de la capital también aceptan el pago a través de la página para un corte de pelo o un tinte.

La página Zimcargo se ha especializado en envíos desde el Reino Unido y ofrece asimismo la compra de alimentos en Suráfrica para su entrega en Zimbabue. El médico Brighton Chirekaeas, autor de Bee Pee Medical Services, desmonta las críticas de que servicios como éste perpetuan en el poder al dictador Mugabe. "Nosotros no ayudamos al Gobierno, sino a la gente que queremos".

MUKURU: www.mukuru.com YESZIM: www.yeszim.com ZIMCARGO: www.zimcargo.co.uk BEE PEE: www.beepeemedicalservices.co.uk

De ambulancias a enfermeras

Beepeemedicalservices se dedica a los servicios médicos. El médico de 35 años Brighton Chireka abrió la página en Canterbury (Reino Unido) después de que su hermano, de 19 años, muriera en Zimbabue de una insuficiencia renal por falta de diálisis.

Mil personas han utilizado sus servicios, que reúne a 20 médicos, en diferentes provincias y con acuerdos con servicios de ambulancias y farmacias. "El familiar se asegura de que con su pago el enfermo va a recibir tratamiento. Antes, si enviaba dinero no sabía si éste iba a ser para ir al hospital o para comprar comida". Bee Pee contrata desde visitas ordinarias hasta especialistas, pasando por la provisión de medicinas o antirretrovirales (ARV). "Cuando el reparto de ARV en la sanidad pública se altera por falta de medicamentos, nosotros podemos facilitarlos". El médico, casado y con una hija, dice que su próximo paso es contratar a enfermeras para el cuidado a domicilio y crear algún fondo, mediante patrocinio, para que el acceso a los servicios sanitarios llegue a la gente más humilde. No sólo a los que tienen familiares con dinero en el extranjero, sino a la otra mitad de los zimbabuenses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de abril de 2008

Más información