Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto de Irak

Riad y El Cairo desairan a Siria en la cumbre de la Liga Árabe

La ausencia de los líderes de Egipto y Arabia Saudí en la cumbre árabe que se inaugura hoy es un desaire hacia Siria, a la que todos responsabilizan de bloquear la elección de presidente en Líbano. Damasco había trabajado para que esta reunión, que por primera vez se celebra en esta capital, marcara su salida del ostracismo político. "Estados Unidos les ha pedido que no vengan", asegura a EL PAÍS el ministro de Información, Mohsen Bilal.

Aunque sólo Líbano ha decidido boicotear totalmente la cumbre, la decisión saudí de enviar como representante a su embajador ante la Liga Árabe y la egipcia de que acuda un viceministro resulta casi igual de doloroso para los sirios. La misma decisión han tomado otros países como Jordania, Yemen o Bahrein. "Van a venir 12 ó 13 jefes de Estado y nunca antes ha habido más de 12 líderes", quita importancia Bilal. Pero a pesar de sus intentos por minimizar el desplante, la realidad es que la reunión de hoy evidencia una vez más la división de los Gobiernos árabes entre aliados y críticos de Estados Unidos.

Egipto y Arabia Saudí se encuentran especialmente molestos con Siria por la crisis política de Líbano, donde le acusan de bloquear la elección de un nuevo presidente a través de sus aliados de Hezbolá. Washington y sus aliados respaldan al Gobierno antisirio de Fuad Siniora. Otro punto de contención es la cuestión palestina. En tanto que Damasco apoya a Hamás y la Yihad Islámica, a algunos de cuyos líderes da cobijo, saudíes y egipcios apoyan a Mahmud Abbas y han respaldado el aislamiento de EE UU a Hamás desde que ganó las elecciones hace dos años.

Siria pretende que la cumbre adopte una postura más firme contra Israel, que se niega a entrar en conversaciones con Damasco sobre los Altos del Golán y que ha venido torpedeando todos sus acuerdos previos con los palestinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de marzo de 2008