Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cuidadores de discapacitados vuelven a la huelga

La concejal de Asuntos Sociales presenta mientras un plan de "apoyo al cuidador"

Mientras la concejal de Familia y Asuntos Sociales, Concepción Dancausa, presentaba ayer en una de las salas del recién estrenado CaixaForum un nuevo programa llamado Un cuidador. Dos vidas, centenares de cuidadores de personas con discapacidad se manifestaban en la Puerta del Sol para reivindicar una mejora de su situación laboral.

"Cobramos menos de 800 euros al mes", dice una de las trabajadoras

En Madrid, una comunidad con unos 24.000 grandes dependientes y cientos de miles de personas que requieren atenciones y cuidados de algún tipo, se vio ayer la cara y la cruz de una trágica historia. De un lado, los políticos y representantes de la obra social de La Caixa desgranando las bondades de un proyecto que básicamente consiste en un material didáctico (con CD incluido) donde el supuesto cuidador encontrará pautas para no desesperarse en la atención a las personas dependientes que atiende. Este material ha sido elaborado y financiado por La Caixa (264.000 euros), mientras el Ayuntamiento de Madrid se limita a servir de distribuidor de la información a través de sus centros de día y de un teléfono (900 220 000) que gestiona Cruz Roja.

Por otro lado, estaban los cientos de desesperados cuidadores de las empresas y organizaciones no gubernamentales subcontratadas por la Comunidad y que son los que cotidianamente se topan con la cruda realidad de esas personas "aparcadas por sus familias" en centros, locales de barrio o naves industriales habilitadas al efecto cuando no pueden atenderlos. Se trata de un servicio tan necesario como atomizado, a pesar de que el 85% de los cuidadores de dependientes en Madrid son familiares, y el 80% de ellos, mujeres con más de 50 años, según los estudios de La Caixa. Algunos centros de día los han constituido los mismos familiares y han atraído a otras familias hasta formar una empresa que contrata trabajadores y que, a su vez, es subcontratada por la Consejería de Asuntos Sociales.

El servicio queda cubierto, pero las condiciones de los cuidadores son sangrantes. "Trabajamos por menos de 800 euros al mes, ocho horas al día, con personas que requieren total dedicación, y sólo pedimos la homologación de todos los centros y los profesionales del sector, porque los centros de la Comunidad tienen mejores condiciones: mejor sueldo, instalaciones y ratios razonables", decía Ana Moríñigo, educadora de discapacitados. Habrá más huelgas los días 8, 9 y 29 de abril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de marzo de 2008