Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba: "Cuando uno habla de 63 muertos no puede estar satisfecho"

El ministro atribuye el descenso de los fallecidos en carretera en un 39% al carné por puntos y al Código Penal

La cifra histórica de fallecidos en las carreteras en Semana Santa ha causado sorpresa incluso a los responsables de Tráfico y del Ministerio del Interior. "Parece como si todo hubiera funcionado de golpe", explicó ayer el ministro del Interior en funciones, Alfredo Pérez Rubalcaba, al referirse al descenso del 39% de muertos en un periodo que tradicionalmente ha terminado con más de 100 fallecidos. En total, esta Semana Santa perdieron la vida 63 personas, frente a 103 de 2007. Más llamativa, incluso, es la rebaja de heridos graves en los accidentes mortales ocurridos entre el 14 y el 24 de marzo: 26, cuando el año anterior habían sido 62.

¿Qué ha ocurrido esta Semana Santa? Rubalcaba atribuyó el descenso a las últimas medidas puestas en marcha por Tráfico, principalmente al efecto del carné por puntos -que todavía no ha terminado de dar sus frutos, admitió- y a la reforma del Código Penal. Se apoyó en datos: 9.000 conductores han perdido o están a punto de perder el carné tras agotar su saldo de puntos y otros 6.000 han sido detenidos -desde diciembre, cuando entró en vigor la reforma del Código Penal- por conducir ebrios o a gran velocidad.

Dos medidas que tienen como objetivo luchar fundamentalmente contra comportamientos como el del conductor que el pasado domingo fue detenido en la AP-68, en Calahorra (La Rioja), cuando conducía en sentido contrario, con una tasa de alcohol seis veces superior a la permitida y sin carné. El conductor, en libertad con cargos, está acusado de un delito de conducción temeraria y de otro de conducción bajo la influencia del alcohol.

El ministro hizo referencia a "que los conductores se han comportado con mayor responsabilidad, a la mejora de las carreteras, al incremento de radares y a que ha habido 600 agentes más en la carretera". Sin embargo, huyó con ahínco del triunfalismo. "Venimos de cifras espantosas", subrayó, pero aún así "cuando uno habla de 63 muertos no puede estar satisfecho". Las cifras son, como siempre, parciales porque no incluyen los muertos en zonas urbanas, ni las personas que fallecen después de las 24 horas siguientes al siniestro, ni los heridos graves en accidentes en los que no ha habido fallecidos.

Algunos datos llamativos de esta Semana Santa se centran en la tipología de los siniestros, donde la velocidad sigue siendo uno de los principales factores, y las salidas de vía son la causa del 37% de los siniestros mortales. 44 de los 63 fallecidos perdieron la vida en vías secundarias. Destaca también el aumento de fallecidos en motocicleta, ocho frente a cinco de 2007. En dos comunidades no se han registrado víctimas mortales: Navarra y País Vasco. Andalucía destaca por ser donde se ha producido el mayor descenso con respecto al año anterior: de 22 a 7.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de marzo de 2008