Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy medita con sus dirigentes más próximos la estrategia de investidura

El líder del PP condiciona la abstención al modelo de Estado y la política contra ETA

Mientras que el PSOE ocupa decenas de titulares gracias al nombramiento de sus portavoces y a las cábalas sobre la futura composición del Gobierno, el líder del PP, Mariano Rajoy, que debe decidir quién defenderá las posiciones de su partido en ambas cámaras y pronunciarse sobre su comportamiento en el próximo debate de investidura, guarda, de nuevo, silencio.

Desde la formación aseguran que el mantenimiento de esas incógnitas responde sólo a la organización de la Junta Directiva Nacional que se celebrará el próximo lunes. Sólo ante ese órgano -el más importante entre congresos, con más de 500 integrantes y al que asisten los grupos parlamentarios de Congreso y Senado- Rajoy revelará esos dos puestos clave de su equipo.

El líder del PP se reincorporó a su despacho el lunes tras las vacaciones. Desde entonces, ha acudido cada día a la sede del partido donde se ha reunido con varios de los dirigentes más cercanos a él -entre ellos el secretario general, Ángel Acebes-, según fuentes del partido.

"El Congreso se constituye el día 1 y hasta ese día tenemos tiempo para nombrar nuestros representantes en las mesas, y no hay ninguna otra razón", afirmó ayer Rajoy tras recoger su acta de diputado en el Congreso. Los nombres que, hasta el momento, están en boca de todos para dirigir el grupo del Congreso son Esteban González Pons y Soraya Sáenz de Santamaría. El que ocupe ese puesto sustituirá a Eduardo Zaplana como número tres del partido tras el propio Rajoy y Acebes.

Rajoy tampoco quiso revelar si su formación se abstendrá en el debate de investidura, algo que, según aseguró tres días antes de las elecciones, habría pedido al PSOE si el PP hubiera ganado las elecciones. "A ciegas, nadie da su voto ni a favor ni en contra ni se abstiene", aseguró el líder popular, que insistió en que debe ser el PSOE el que "mueva ficha" y condicionó su voto a la posición de los socialistas en política antiterrorista y sobre el modelo de Estado. "Para decidir la posición del PP en la investidura tengo que saber qué pretende hacer el presidente del Gobierno".

PSOE y PP se encontrarán por primera vez tras las elecciones mañana para negociar la composición de la Mesa del Congreso, aunque ayer, el diputado popular Federico Trillo parecía no saberlo. "Es extraño que el PSOE no se haya dirigido a nosotros; todo eso revela, y ha pasado desapercibido, que se va a una legislatura con una mesa y una presidencia que va a ser de confrontación", aseguró tras recoger su acta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de marzo de 2008