Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La movilidad en Madrid

Aguirre se aferra al tráfico para cuestionar el plan Prado-Recoletos

Lamela insiste en la idea de construir un túnel bajo el paseo

El proyecto del eje Prado-Recoletos se ha convertido una vez más en el arma arrojadiza entre el Gobierno regional y el Ayuntamiento de Madrid, entre los eternos adversarios y compañeros de partido en el PP, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón.

La primera cuestiona estos días el proyecto estrella de su rival, precisamente porque él lo puso como condición de su permanencia activa en la política, aunque luego se echó atrás y decidió quedarse. Y el flanco débil que ha encontrado Aguirre al plan es el tráfico. Llevado el argumento al extremo, el tráfico, cuando hay atascos, provoca contaminación y es entonces cuando cae bajo el ala de sus competencias regionales en materia medioambiental.

La tesis del Gobierno regional es que el proyecto de reforma va a reducir el 40% la capacidad de circulación del eje Prado-Recoletos y, a la vez, desviará los vehículos por las calles aledañas y, especialmente, por el Retiro, que recibirá más polución.

La única solución que encuentra el Gobierno regional es un túnel bajo el paseo. Y ayer el consejero de Transportes, Manuel Lamela, volvió a la carga con la propuesta. Anunció que ha encargado nuevos estudios de viabilidad para el subterráneo, que ofrecerá al Ayuntamiento para que los incorpore al plan. El Consistorio no pronunció ayer palabra, pero hace tiempo que ha rechazado la solución del subterráneo, por la cantidad de túneles de metro y Renfe en ese tramo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de marzo de 2008