Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reforma del eje Prado-Recoletos

Gallardón: "Vamos a hacer el eje tal y como salió del concurso"

El alcalde explica que desgajará el plan en varios proyectos y que sólo someterá a evaluación ambiental el Paseo del Prado.- Empezará mañana los trámites para la reforma de las Cortes y Atocha

Con el discurso preparado y muy en su sitio. Así se ha presentado esta mañana el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ante los medios, que esperaban su reacción tras el anuncio de la Comunidad de que piensa someter el proyecto de reforma del efe prado-Recoletos al procedimiento de evaluación ambiental ordinario, lo que lo demorará nueve meses. Ruiz-Gallardón ha echado el enésimo pulso a Esperanza Aguirre al afirmar que rehará el eje "tal y como salió del concurso", es decir, sin el túnel que le reclama con insistencia la presidenta. Además, desgajará el plan en varios proyectos y sólo someterá a la lupa del Gobierno regional la zona del Paseo del Prado. Es más, empezará mañana mismo los trámites para la reforma en la plaza de las Cortes y la glorieta de Atocha, mientras Aguirre se enterará de todo esto por la prensa.

En la rueda de prensa tras la reunión semanal de su Gobierno, que ha aprobado la reforma de esas dos plazas, el alcalde ha empezado diciendo que "respeta y valora" todas las opiniones para añadir a renglón seguido que también reconoce la competencia de la Comunidad en la zona del eje que es Bien de Interés Cultural (BIC), es decir, la mayor parte. Por tanto, acepta realizar el procedimiento ordinario de evaluación ambiental que le impone el Ejecutivo regional. Y eso a pesar de que lo considera que no es el adecuado. Lo ha calificado de hecho de innecesario y "largo y complejo". Pero le queda el resto del plan y piensa ejecutarlo inmediatamente. Así, el Ayuntamiento empezará "mañana mismo" a redactar el proyecto de remodelación de la plaza de las Cortes y de la glorieta de Carlos V. Y así sucesivamente, mientras espera que transcurran los nueve meses necesarios hasta que pueda acometer el grueso de la reforma, ya con el visto bueno de Medio Ambiente.

El regidor ha pedido al Gobierno regional un gesto de buena voluntad: que no retrase más de lo necesario los trámites que impiden actuar ya en el resto de la zona. Sin llegar a asumir como propia la acusación, Gallardón ha subrayado que espera que "dentro de nueve meses" la propia Comunidad "desmienta" al PSM, cuyo líder, Tomás Gómez, aseguró el lunes que Aguirre quería zancadillear el plan "para perjudicar a Gallardón". En la misma línea, Ruiz-Gallardón ha manifestado su esperanza en que la Comunidad tenga "voluntad de colaboración y de sumarse al consenso político, institucional y ciudadano" en torno a este proyecto, punto en el que le ha recordado que ya se debatió durante la campaña de las municipales y recibió "el apoyo mayoritario" de los ciudadanos. Aunque con esa "legitimidad bastaba", ha presumido el alcalde, buscaron un mayor respaldo, que lograron al ser aprobado por los tres grupos municipales.

En defensa de un "modelo moderno" de ciudad

El alcalde se ha remitido a la génesis del proyecto, el concurso convocado por José María Álvarez del Manzano en 2000, que quedó desierto al incluir todas las propuestas la creación de un túnel bajo el paseo. Desde ese año, ninguna hipótesis incluye el túnel que el Gobierno regional sugiere. "Nuestros antecesores fueron conscientes de que no tenía sentido que el eje siguiera siendo un lugar de tránsito, ni subterráneo ni en superficie sino de paseo", ha dicho el alcalde.

Para lograr que el proyecto sea de su competencia, el Gobierno regional se agarra al medio ambiente. El objetivo es reducir el 40% la circulación del eje Prado-Recoletos, que se canalizará en parte por las calles aledañas de modo que el el Retiro recibirá más polución. Sin embargo, hoy Gallardón ha contestado que tanto "el modelo de ciudad" como el "ordenamiento del tráfico" son competencia "del Ayuntamiento y de los ciudadanos de Madrid". Y ha dejado claro que la propuesta regional no cabe en "un modelo moderno de ciudad" y que no piensa ceder un milímetro, asumiendo la postura de firmeza que le exigían los socialistas. Le amparan, ha recordado, los votos, la Constitución, la Ley de Capitalidad y la Ley Reguladora de las Bases del Régimen Local.

La otra gran pega de Aguirre es los problemas de movilidad que asegura que generará. A lo que Gallardón ha respondido que para eso se hizo la reforma de la M-30. "La esencia del concurso del año 2002 es templar el tráfico en el centro y no hacer un subterráneo". Por eso, "vamos a hacer el eje tal y como salió del concurso, conscientes de que es viable y de que no afectará a la movilidad", ha sentenciado. Preguntado sobre si había informado a Aguirre previamente de sus intenciones, el alcalde ha indicado que no, ya que el inicio de las obras se ha aprobado hoy mismo. Con esta declaración de intenciones, Gallardón se mete en una nueva batalla contra Aguirre sin antecedente alguno de victoria. Primero quiso que su número dos, Manuel Cobo, presidiera el PP regional. Perdió. Luego, quiso acompañar a Mariano Rajoy en las listas al Congreso. También perdió. Ahora, como condición para seguir en política, puso como condición llevar a cabo su proyecto estrella. ¿Lo logrará?