Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad niega un intento de paralizar el eje Prado-Recoletos

Gómez acusa a Aguirre de "zancadillear" al Ayuntamiento "para perjudicar a Gallardón" mientras Lucas insta al alcalde a "no dejarse ningunear"

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha explicado hoy que la Comunidad ha decidido someter el proyecto de reforma del Eje Prado-Recoletos a un sistema ordinario de aprobación y no la forma abreviada "porque la envergadura del proyecto y todas las afecciones que tiene así lo exigen". "No es un capricho ni un intento de paralizarlo, sino todo lo contrario, es el procedimiento ordinario, como su nombre indica, ante una actuación que es de gran envergadura", ha dicho González en declaraciones a Telemadrid. Esta decisión del Gobierno regional implicará que los plazos de ejecución de las obras podrían retrasarse un mínimo de nueve meses.

A su juicio, no se trata sólo de arreglar un tramo de la Castellana frente a la puerta del Thyssen, que es lo que ha centrado el debate durante la legislatura pasada, algo en su opinión "anecdótico". "Estamos hablando de un proyecto que abarca remodelar desde la M-30 hasta el Paseo de la Reina María Cristina hasta Embajadores, desde Atocha hasta Colón, y que afecta a unas 160 hectáreas, a cuatro distritos, a un montón de calles, al tráfico, al parque de Retiro, a un montón de monumentos, a colegios que se quieren suprimir", ha subrayado el vicepresidente. Respecto a la idea del túnel, González ha indicado que es sólo "una alternativa posible", "pero es el Ayuntamiento el que lo tiene que decir". "Han dicho ue técnicamente no es posible, pero nosotros creemos que todo es posible", ha replicado.

Según González los túneles serían la solución. "Madrid tiene una experiencia tremenda en hacer túneles, pero la más reciente es la M-30, técnicamente no ha habido una obra más compleja", ha añadido, para añadir que el proyecto afecta a un eje fundamental del tráfico, como es el eje de la Castellana de norte a sur, por lo que "reducirlo de una manera importantísima, un 60%, supone eliminar la posibilidad de circular en un eje fundamental". "Cualquier madrileño sabe cómo está la Castellana a diario. Si eso lo reducimos a tres o dos carriles, y si además, con otros proyectos que tiene el Ayuntamiento, como el eje de Serrano, quiere reducir otros dos carriles siendo otro eje norte-sur, es evidente que se está produciendo un colapso del tráfico, que hay que ver por dónde se saca", ha planteado.

Además, ha explicado que ello tiene otro efecto, y es que ese tráfico se va a desplazar "nada más y nada menos que al entorno del parque del Retiro, que es un pulmón más importante que tiene nuestra ciudad, y por tanto tiene una afección medioambiental gravísima, que hay que ver cómo se combate y qué alternativas se dan". "Nosotros no somos los que tenemos que dar soluciones al proyecto, es el Ayuntamiento el que tiene que proponer soluciones que resuelvan la movilidad, los problemas medioambientales, de protección del entorno paisajístico, urbano, etc.", ha argumentado. Respecto a la reacción de Alberto Ruiz Gallardón, González se ha mostrado tranquilo porque "aquí nadie está retrasando nada".

Por su parte, el portavoz socialista en el Ayuntamiento, David Lucas, ha instado al alcalde a que "no se deje ningunear" por la Comunidad. Lucas, que ha hecho estas declaraciones durante una visita al barrio de San Fermín, ha añadido que la Comunidad "no tiene que ejercer ningún abuso de autoridad ante el Ayuntamiento". "El alcalde supeditó su futuro a que el plan saliera adelante, tal y como fue aprobado en el pleno del 31 de enero -con apoyo de los tres grupos municipales-, pero parece que ahora la Comunidad lo quiere condicionar", ha dicho Lucas, que ha añadido que Gallardón tiene que estar "a la altura de las circunstancias" para defender a los ciudadanos.

También desde el PSM, su secretario general, Tomás Gómez, ha acusado a Esperanza Aguirre de "zancadillear" al Ayuntamiento "para perjudicar a Ruiz-Gallardón". El líder de los socialistas madrileños ha denunciado que, tras la "paralización" por parte de la Comunidad del eje Prado-Recoletos "subyace una vez más un enfrentamiento entre Aguirre y Ruiz-Gallardón motivado por el liderazgo del PP a nivel nacional".