Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Brochazos de nueva vida

Unos talleres proporcionan trabajo y autoestima a decenas de vecinos de la zona más marginal de Sevilla

A Rosario Albarrán, María del Carmen Merino, Raquel Bueno, Ángeles Santiago, Susana, Laura y María Ángeles, de entre 26 y 44 años, la brocha gorda y la decoración les ha cambiado la vida. Meses antes limpiaban escaleras o domicilios particulares, cuidaban niños, reponían alimentos en supermercados, eran vendedoras ambulantes o servían cafés y cervezas detrás de una barra. Como vecinas del Polígono Sur -la zona más deprimida de Sevilla- y sin apenas formación, trabajaban en lo que les salía. Ahora, estas siete mujeres y otras dos más han creado una cooperativa, llamada Pin del Sur, que comenzará a ofrecer servicios de pintura y decoración la próxima semana. Este cambio radical en su presente laboral se lo deben al taller de pintura en el que se han formado el último año. "Lo que queremos es que se sepa que somos mujeres pintoras y que hemos sido formadas para demostrar lo que somos capaces de hacer", explica orgullosa Raquel Bueno.

Detrás de las ilusiones de estas nueve mujeres subyacen vidas no exentas de dificultades: penurias económicas, problemas de autoestima, episodios de exclusión social e, incluso, pesadillas de maltrato personal. Todo cambió el 12 de marzo de 2007. "Ese día comenzamos un curso que nos ha dado una nueva oportunidad a mí y a mi gente", explica María del Carmen Merino, portavoz de este grupo de mujeres que están cumpliendo un "sueño". Han aprendido un oficio -técnicas de obra, pintura de brocha gorda, alta decoración, etcétera...- y "muchísimas cosas más". "Hemos sabido querernos más, elevar nuestra autoestima, nuestra confianza y nuestras posibilidades de sentirnos útiles y realizadas como mujeres que también tienen sus derechos", detalla María del Carmen sin poder disimular su voz entrecortada por la emoción. Y añade: "He dejado de sentir vergüenza al decir que soy del polígono porque por primera vez veo mi barrio con posibilidad de crecer, avanzar y de que mi hija crezca feliz".

Con todo, son conscientes de que el camino no acaba sino de empezar. "Tenemos que demostrar que servimos para un trabajo tradicionalmente de hombres, pero nadie nos quita la ilusión que tenemos todas de tirar para adelante y demostrar que somos una cuadrilla de mujeres tirando metros", espeta antes de agradecer la oportunidad que han recibido en un barrio marginal. Tanto es así que se sienten orgullosas de que, gracias a su ejemplo, el conjunto Martínez Montañés, Las Vegas y las 800 Viviendas -donde todas viven- no sean noticia por un tiroteo, por narcotráfico o por los prejuicios existentes sobre esta zona. "Estamos demostrando que el barrio tiene futuro si hay gente dispuesta a ayudarte", exclama María del Carmen, quien ensalza el papel que están desempeñando el Centro Cívico El Esqueleto, el Centro de Orientación de Empleo (COE) y las escuelas taller de la zona.

La historia de estas mujeres es parecida a la de otras 60 personas que han participado en los últimos doce meses en los talleres de empleo organizados por la delegación municipal de Economía y Empleo del Ayuntamiento de Sevilla. Los alumnos de pintura y albañilería han logrado la colocación plena, mientras que un 40% de los que han completado el taller de ayuda a domicilio trabaja ya en residencias de ancianos o en centros de atención especializados. El resto logrará empleo, según los técnicos municipales, en breve.

Un libro

La experiencia de todas estas personas quedará recogida en el libro Historias de vida, que editará la delegación de empleo en colaboración con los protagonistas de estos cursos, según explica Jon Ander Sánchez, concejal de Economía y Empleo, quien detalla asimismo que han iniciado otros dos talleres, con módulos de electricidad, fontanería, pintura y ayuda a domicilio, en el que se formarán en los próximos meses otros 48 vecinos del Polígono Sur. Esta misma experiencia se aplica también en otros barrios sevillanos con elevado índice de paro y especial conflictividad social, como Torreblanca.

El plan del Polígono Sur para desarrollar las posibilidades laborales de los vecinos dispone de una oficina de orientación laboral que coordina todos los servicios y programas que ayudan a los parados a encontrar empleo y a las empresas a encontrar trabajadores adecuados. También hay programas de formación en talleres prelaborales, cursos de formación ocupacional, escuelas taller y cursos en los que colaboran los institutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de marzo de 2008

Más información