Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 13 municipios del área de Málaga rechazan el plan territorial de la Junta

Los alcaldes, del PP y PSOE, consideran que invade sus competencias

Los alcaldes de los 13 municipios que componen lo que oficialmente se conoce como área metropolitana de Málaga se han lanzado en tromba contra el Plan de Ordenación del Territorio (POT) diseñado por la Junta de Andalucía, que determinará el futuro urbanístico de la aglomeración hasta 2018. Los regidores entienden que el plan, cuyo periodo de alegaciones concluyó el 20 de febrero, "constriñe" el crecimiento previsto en sus localidades en la próxima década.

Alhaurín de la Torre no quiere un nuevo núcleo con 4.000 VPO

Rincón y Torremolinos desean construir al norte de la autovía

El rechazo al documento, firmado por el arquitecto Manuel González Fustegueras, abarca a todo el espectro político. El alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova (PP), que aboga directamente por la derogación del plan, capitaneó la entrega de más de 9.000 alegaciones de su municipio al proyecto. Por su parte, el concejal de Urbanismo de Rincón de la Victoria, Jesús Domínguez Palma (PSOE), entiende que el documento "invade" las competencias municipales en urbanismo".

El POT es un documento de rango superior a los Planes Generales de Ordenación Urbana, redactados por los municipios y que deben adaptarse a las exigencias de aquel. En los 13 muncipios del área metropolitana de Málaga viven actualmente 833.000 personas. El territorio que ordena y que intenta cohesionar el POT es muy heterogéneo: abarca a Málaga, a los municipios del litoral (Benalmádena, Torremolinos y Rincón de la Victoria), a localidades del valle del Guadalhorce, zona de crecimiento natural de la capital (Alhaurín el Grande, Alhaurín de la Torre, Cártama, Pizarra, Álora y Coín), y a pequeños municipios de los Montes de Málaga (Casabermeja, Almogía y Totalán).

Las principales objeciones planteadas por los municipios es la cantidad de suelo que protege el POT y sobre el que los ayuntamientos no podrán construir. En Rincón de la Victoria (35.700 habitantes), donde la construcción desmesurada incluso sobre arroyos provocó unas gravísimas inundaciones en 2004, el plan prohíbe la construcción en los terrenos al norte del municipio, al igual que sucede en Torremolinos.

El concejal de Urbanismo de Rincón considera que esta protección es "absolutamente injustificada". Además, Domínguez Palma critica que los redactores del documento han trabajado con datos erróneos. "Según el POT, Rincón debió crecer en 2007 en 411 habitantes, cuando los datos oficiales del padrón indican que el crecimiento fue de unas 1.500 personas. El POT está desfasado y es impropio", afirma el concejal socialista, quien se muestra dispuesto a "consensuar" el plan con la Junta. También Casabermeja, Pizarra y Cártama rechazan por erróneas las previsiones de crecimiento que maneja el equipo redactor del POT. En Cártama, la población que se maneja para 2018 es de 20.000 habitantes cuando el padrón municipal superó esa marca a principios de año.

Menos conciliador aún es el regidor de Alhaurín de la Torre (32.000 habitantes). El popular Joaquín Villanova se presentó el mes pasado en la delegación de Obras Públicas con las más de 9.000 alegaciones recogidas en el municipio. El principal punto de fricción consiste en una reserva de suelo alejada del núcleo de la localidad para construir más de 7.000 viviendas, de ellas más de 4.000 de VPO. El modelo urbanístico de Alhaurín se basa en la vivienda unifamiliar y el alcalde teme que serían habitantes de otras poblaciones, principalmente de Málaga capital, los destinatarios de estas VPO. Alhaurín pide que se distribuyan las bolsas de vivienda protegida proporcionalmente por todos los municipios de la aglomeración.

El POT también ha recibido serias críticas del Colegio de Arquitectos de Málaga, en este caso por permitir demasiadas viviendas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de marzo de 2008