Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigcercós excluye al Gobierno de su pugna con Carod

El secretario de ERC pide que se acalle a los sectores críticos con el tripartito

Alcanzar el liderazgo de Esquerra Republicana (ERC) sin desestabilizar el Gobierno catalán se ha convertido en la máxima de Josep Lluís Carod Rovira y Joan Puigcercós. Ambos han dado garantías al presidente de la Generalitat, José Montilla, de que sus peleas internas no derivarán en otra espantada como lo fue el no de ERC al Estatuto. Pero ahora, Carod y Puigcercós se enfrentan al dilema de cómo mantener su compromiso con Montilla sin perder el apoyo de los sectores de ERC que claman por salir del Gobierno y lanzarse a la aventura de "construir la independencia" desde la oposición.

Un centenar de militantes firman un manifiesto de apoyo a Puigcercós

"No es la hora de manifiestos de amigos", replica Carod

Puigcercós dio ayer un primer paso en su toma de posesión como presidente del grupo parlamentario de ERC. El secretario general del partido llamó a extremar la pedagogía para que el partido esté al corriente "minuto a minuto" de lo que hace el Gobierno. Puigcercós pretende ampliar el intercambio de información entre el Gobierno y el partido para que la militancia, también la más crítica con el tripartito, tome conciencia de la importancia de gobernar.

Puigcercós lanzó este mensaje en su primera comparecencia ante la prensa como presidente del grupo de ERC en el Parlament. El dirigente republicano se reunió ayer con el grupo parlamentario con ausencias destacadas: no acudieron ni Josep Lluís Carod Rovira ni Sergi de los Ríos, diputado próximo a Carod. Los diputados también echaron en falta a Uriel Bertran, quien junto a Carod, Puigcercós y Joan Carretero, es el cuarto en discordia para forzar un cambio en ERC.

La reunión también sirvió para despedir a Joan Ridao, hasta ayer portavoz del partido en el Parlament y a partir de ahora diputado en el Congreso. Antes de marcharse, Ridao dio un espaldarazo a Puigcercós, a quien calificó como "máximo responsable orgánico del partido" olvidándose así de que, al menos por ahora, el máximo dirigente de ERC es Carod, presidente del partido.

Puigcercós también hallará un buen apoyo en la sustituta de Ridao en la portavocía, Anna Simó. La ex consejera de Bienestar y Familia está firmemente alineada en el bando del secretario general.

Pero Puigcercós recibió ayer otro empuje. Un centenar de militantes del partido dieron a conocer un manifiesto titulado Esquerra positiva en el que piden que Puigcercós asuma el "liderazgo político y electoral" y que Josep Lluís Carod Rovira lidere el "discurso ideológico" de la formación republicana. El colectivo asegura que con las elecciones generales "se cierra una etapa liderada" por Josep Lluís Carod Rovira que ha situado a ERC como una "importante fuerza de gobierno", y demanda "iniciar una nueva etapa" con un "liderazgo renovado". Los firmantes del documento destacan que no ejercen cargos en la Generalitat ni tienen una "vinculación laboral" con ERC.

El manifiesto se dio a conocer el mismo día en que Carod Rovira pedía en su blog en Internet "juego limpio" a Joan Puicercós con vistas al proceso congresual. En el mismo artículo Carod lanza un revés en toda regla a su rival. "No es hora de manifiestos de amigos", dice, "sino de dar la palabra a los militantes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de marzo de 2008