Las solicitudes para investigar como 'cajales' bajan a la mitad

El número de investigadores españoles que solicitan contratos del Programa Ramón y Cajal ha disminuido mucho desde 2003, cuando hubo el máximo de solicitantes. En 2007 se han presentado 1.479 solicitudes, la mitad que en 2001, el año de creación del programa, que se considera un indicador de los investigadores jóvenes que, procedentes del extranjero o no, quieren incorporarse al sistema español de ciencia y tecnología. La figura de los cajales, como se les conoce popularmente, fue creada para recuperar científicos a través de convocatorias competitivas que desembocan en contratos de un máximo de cinco años.

El número de contratos se ha ajustado a la disminución de la demanda aunque se ha mantenido constante, en 250, en los últimos cuatro años. Los gestores creen que el descenso está relacionado con la ausencia de motivación de los estudiantes de ciencias (cuyo número también ha disminuido en muchas áreas) para seguir una carrera investigadora, lo cual se refleja igualmente en que cada vez se quedan más contratos postdoctorales y becas vacantes. El área de conocimiento en la que más ha disminuido demanda es Ciencias de la Salud, en la que ha caído un 67,7% entre 2001 y 2007, de 1040 a sólo 336 solicitudes. En Ciencias Básicas ha caído 38%, en Ciencias de la Vida un 49%; en Ingeniería, un 29% y en Humanidades, un 40,5%.

Javier López Facal, del CSIC, cree que la disminución de solicitantes a contratos Ramón y Cajal refleja un problema general de falta de vocaciones científicas y no tanto las condiciones económicas de las becas y contratos. "Europa, y España, deben pensar en hacer una política de seducción, de atracción, para importar científicos de otros continentes como lo lleva haciendo tanto tiempo Estados Unidos", asegura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 17 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50