Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tres ces de la reforma del Estatuto del País Vasco

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, afirmó ayer que cualquier reforma de estatutos de autonomía, incluida la del País Vasco, debe estar acorde con lo que ella definió como "las tres ces: Constitución, consenso y apoyo de la ciudadanía".

De la Vega respondía de este modo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, a las preguntas por la información que ayer publicó EL PAÍS de que el Gobierno ofrecerá un nuevo estatuto para desactivar el plan soberanista del lehendakari, Juan José Ibarretxe, cuando éste se entreviste con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, una vez investido. "No hay nada nuevo", ya que "la ley se aplica igual para todo el mundo", señaló la vicepresidenta.

Recordó que en la pasada legislatura se han aprobado reformas estatutarias y que otras, como la de Castilla-La Mancha o Canarias, están en marcha. Y añadió que la del País Vasco fue rechazada "porque vino en los términos que vino", en referencia al intento de Ibarretxe, rechazado por el Congreso, de sacar adelante un plan soberanista que, además, no venía avalado por los dos partidos no nacionalistas, el PP y el PSE.

Fernández de la Vega se mostró segura de que en la legislatura que ahora se inicia habrá más reformas autonómicas "siempre en el marco de la ley y de la Constitución". En ese contexto, la vicepresidenta precisó que "es posible" que haya una reforma del Estatuto de Gernika "en el marco de la ley y de la Constitución" y "cualquier reforma que se plantee en estos términos" seguirá su cauce procedimental en el Congreso.

"Diálogos políticos"

En cuanto a que estas cuestiones puedan afectar al apoyo del PNV a la investidura de Zapatero, la vicepresidenta señaló que lo primero es constituir las Cortes y "a partir de ahí, empezarán los diálogos políticos". Pero vaticinó que lo más probable es que Zapatero tenga más apoyos en su investidura que en 2004.

Este debate ha irritado al sector más radical del PNV. Su ex presidente Xabier Arzalluz manifestó ayer que está convencido que "Ibarretxe no pactará con Zapatero" y añadió que si por él fuera, "el PNV daría un salto hacia políticas duras y radicales". Pero el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, mantiene posiciones más suaves: "Estaremos, como siempre, dispuestos a los acuerdos puntuales que, aún sin entendimientos en la investidura, o sin acuerdo de legislatura, puedan justificar beneficios para la ciudadanía, en general, y para el País Vasco, en particular".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de marzo de 2008