Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Las consecuencias del 9-M

'Dear Mr. President'

George W. Bush envía a Zapatero una carta de felicitación por su victoria

La felicitación más esperada llegó ayer a La Moncloa. La Secretaría de Estado de Comunicación anunció que se había recibido por la mañana una carta del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en la que felicita al jefe del Gobierno español en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, y al PSOE por su victoria en las elecciones generales del pasado domingo. En la misiva, que fue tramitada a través del embajador de Estados Unidos en Madrid, Eduardo Aguirre, Bush hace votos para "reforzar aún más" los vínculos entre los dos países y mantener la cooperación en asuntos de interés común.

Los portavoces gubernamentales no quisieron desvelar la literalidad de la carta, pero trascendió que se trata de un texto muy breve, de sólo dos párrafos, encabezado por un cordial "Dear

Mr. President". En la escala de la cortesía, la carta se sitúa en un lugar intermedio, entre la llamada personal, más amistosa, y el frío telegrama.

Zapatero tendrá ocasión de encontrarse con él en la próxima cumbre de la OTAN, que se celebrará entre el 2 y el 4 de abril en Bucarest (Rumania).

Zapatero ha recibido multitud de llamadas de líderes extranjeros para felicitarle por su triunfo. Entre otras, las del presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro británico, Gordon Brown. La canciller alemana, Angela Merkel, le trasladó a través de un miembro de su equipo su propósito de felicitarle personalmente en la cumbre que se inició ayer en Bruselas. Tanto Merkel como Sarkozy habían apoyado públicamente la candidatura de Rajoy.

Ayer, Zapatero habló telefónicamente con el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula, quien le llamó el lunes sin lograr contactar con él. Según fuentes de Moncloa, el mandatario brasileño no le planteó el conflicto de los ciudadanos de su país rechazados en el aeropuerto de Barajas, a pesar de que lo había anunciado, ya que el asunto fue abordado el miércoles por el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y su homólogo brasileño, Celso Amorin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de marzo de 2008