"Las universidades se asfixian en dinero"

Emilio Barberá, secretario autonómico de Universidades, demostró ayer su habilidad para echar balones fuera. La diputada socialista Ana Noguera le preguntó por la falta de financiación de las universidades denunciada por los rectores y por cuáles eran sus planes para resolverlos. Barberá negó la mayor. "Las universidades se están asfixiando en dinero, están sobrefinanciadas", declaró en la comisión de Educación de las Cortes.

El secretario autonómico utilizó un indicador nuevo para apoyar la tesis: el de euros dedicados a la educación superior por habitante de la comunidad autónoma. Aseguró que son 157 euros, la segunda cifra más alta de España, solo por detrás de Madrid.

A la misma hora, en el Claustro de la Universitat de València, Francisco Tomás se dedicaba a desmentir esa afirmación utilizando el criterio que empleaba hasta hace poco el secretario autonómico: el de euros por alumno. Según Tomás, la Universidad del País Vasco (de la que fue rector Barberá) recibe 8.211 euros por cada estudiante; la de Zaragoza, 8.547; la de Sevilla, 7.224 y la Politécnica de Madrid, 11.324. La suya, añadió, recibe 6.994.

Noguera atribuyó a la "mala gestión" de Educación los problemas financieros y la falta de tesorería del sistema. El año pasado, las universidades dejaron de recibir las transferencias mensuales con las que pagan las nóminas y a los proveedores en agosto, lo que les obligó a endeudarse para seguir abiertas durante el último cuatrimestre. En los ejercicios anteriores, Educación se ponía al día en enero (aunque sin abonar los intereses generados por los créditos). Este año todavía no lo ha hecho. Esa deuda, sumada a lo establecido en el convenio de infraestructuras de 2005, se eleva a 400 millones de euros.

Pero Barberá volvió a despejar a la banda: no hay deuda, declaró, sino "compromisos adquiridos por las universidades", una forma de desviar hacia los rectorados la responsabilidad del agujero financiero. El secretario autonómico concluyó con una previsión que desbordaba optimismo: en junio, Educación y universidades empezarán a negociar el nuevo plan de financiación. Entre agosto y septiembre se cerrará el acuerdo. Y empezará a aplicarse desde el 1 de enero de 2009.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 11 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50