Crítica:LIBROSCrítica
i

¿Héroes o villanos?

¿Son los empresarios unos villanos o unos héroes? A lo largo de la historia, el juicio que han recibido los actualmente llamados emprendedores ha estado sujeto a múltiples teorías económicas y, cómo no, también teorías morales. Pero empresarios y empresas no son exactamente lo mismo. La empresa es un centro de producción -de bienes materiales o intelectuales- que asegura determinados puestos de trabajo al crear la riqueza demandada por la sociedad. Pero, ahí, ¿es necesario el empresario como tal? ¿No será suficiente un gestor técnico -con su equipo correspondiente- que asegure la buena marcha de la empresa y su correcto posicionamiento en el mercado?

A estos y otros muchos interrogantes da respuesta esta obra, que ahora reaparece en las librerías.

Historia económica de la empresa

Jesús María Valdaliso y Santiago López

Editorial Crítica

ISBN 978-84-8432-935-0

Entre las novedades de esta segunda edición cabe destacar la actualización bibliográfica, la incorporación de nuevos cuadros, figuras y recuadros monográficos y la revisión y modificación de algunos apartados, especialmente del último capítulo, el dedicado al período que va desde 1973 hasta nuestros días, y ofrecer una visión más completa de los cambios que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y la globalización de los mercados han supuesto para la estructura, la estrategia y la organización de las empresas.

Los autores -Jesús María Valdaliso, catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universidad del País Vasco, y Santiago López, profesor titular de Historia e Instituciones Económicas en la Universidad de Salamanca- recuerdan que la historia económica de la empresa es una disciplina híbrida, que bascula entre la economía y la dirección estratégica. Así, este libro contempla la evolución a largo plazo de la empresa y la función empresarial, desde la revolución industrial hasta la globalización de nuestros días y su contribución al crecimiento y los cambios de la economía en su conjunto.

Salvando los dos capítulos iniciales -dedicados a la naturaleza económica de la empresa y del empresario, y a la arquitectura y organización del espacio en el mundo de los negocios-, los autores siguen una perspectiva temporal, estructurando el libro según los periodos establecidos por la historiografía económica y distinguiendo tres grandes partes según la naturaleza y las dimensiones de los mercados donde las empresas operan, nacional, internacional y global.

Valdaliso y López consideran que la historia económica de la empresa ofrece tres ventajas distintivas para estudiantes, empresarios y directivos. La primera, un patrimonio genético híbrido y diverso, integrado por la convergencia de tres disciplinas básicas (historia, economía y dirección estratégica). La segunda, una perspectiva histórica y temporal que contribuye a la formación general de los estudiantes y que, además, puede facilitar el proceso de toma de decisiones en las empresas, puesto que el conocimiento del pasado permite examinar cómo se resolvieron problemas similares a los afrontados por las empresas hoy en día y cómo la historia previa de una empresa (en forma de tecnologías incorporadas, base de clientes, cultura organizativa, rutinas e inercia) influye en sus decisiones presentes. La tercera, el reconocimiento de que la realidad es decididamente heterogénea, diversa y dinámica y que, debido a ello, ni puede aprehenderse con una teoría de validez universal ni tampoco exista una única solución organizativa o tecnológica que garantice la excelencia empresarial.

En definitiva, estamos ante una obra dirigida a los estudiantes de grado y posgrado de diferentes titulaciones (economía, administración y dirección de empresas, marketing, publicidad) donde se imparten, con diferentes denominaciones, asignaturas dedicadas a la historia de la empresa, aunque su estilo y narrativa lo hacen accesible para empresarios, directivos y público en general interesado en estas cuestiones. Y es que no hay que olvidar que, como dijo Finkelstein, "si quieres comprender la estrategia de una compañía, necesitas comprender su historia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 08 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50