Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Armenia despliega el Ejército contra las protestas

Carros blindados patrullaban ayer Eriván, la capital de Armenia, después de que ocho personas murieran el sábado en enfrentamientos entre la policía y manifestantes que denunciaban como fraude el resultado oficial de las elecciones presidenciales del 19 de febrero. De las víctimas, siete eran manifestantes y el octavo, un soldado, según el Ministerio de Sanidad. Además, hubo 131 heridos (72 policías y 59 manifestantes), parte de ellos por bala.

El presidente de Armenia, Robert Kocharian, declaró el estado de excepción hasta el 21 de marzo, lo que incluye restricciones informativas.

Las huellas de las refriegas del día anterior: vidrios rotos, comercios saqueados y baldosines arrancados de las aceras persistían ayer en el centro de Eriván. La oposición denunció la detención de decenas de partidarios de Levon Ter-Petrosián, que compitió en las presidenciales con Serge Sarkisián, el jefe de Gobierno. Este político pertenece al grupo de oriundos del Alto Karabaj, que mandan en el país tras curtirse en la guerra en esa región que la comunidad internacional reconoce como parte de Azerbaiyán, pero que Armenia controla de hecho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de marzo de 2008