Reportaje:

Kenia amarga el té del desayuno

La FAO prevé una caída del 10% en la producción

A los amantes del té negro, una de las variedades que más consumen quienes lo prefieren al café para desayunar o merendar, el conflicto de Kenia puede amargarles su infusión preferida.

Desde finales del año pasado, el principal productor del mundo del té negro ha suspendido prácticamente las exportaciones. Los graves enfrentamientos han paralizado las actividades del puerto de Mombasa, la segunda ciudad del país, que da acceso también al tráfico mercantil con la vecina Uganda, el mayor exportador africano de café.

Además de interrumpirse el comercio de estas materias primas por la conflictividad civil en Kenia, los precios mundiales del té van a mantener su tendencia al alza y posiblemente alcancen máximos históricos al reducirse el suministro mundial, agravado por un descenso del 10% en la producción de este país africano, según un informe presentado por la FAO en el Foro Mundial del Té, que se acaba de celebrar en Dubai.

Los enfrentamientos de Kenia han paralizado las exportaciones de té y la ruptura de la cadena cafetera de Uganda

En el análisis sobre las tendencias presentes y futuras del mercado del té, la FAO señala que los datos de 2006 apuntaban a una mejora de la situación, debido al exceso de oferta que ha persistido durante varios años. El precio compuesto de la FAO, un indicador mundial para el precio del té, registraba un incremento del 11,6%, hasta alcanzar 1,20 euros el kilo en 2006. Según las previsiones de este organismo de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la tendencia al alza de los precios se va a mantener, para 2008, ya que durante el año pasado el precio se incrementó un 6,5% hasta alcanzar 1,28 euros el kilo. En Kenia el precio se ha disparado hasta 1,64 euros desde las últimas elecciones presidenciales del pasado diciembre, desencadenantes del conflicto civil.

La producción mundial, sin embargo, se ha mantenido al alza con incrementos del 3% hasta los 3,6 millones de toneladas en 2006, debido a una cosecha récord en China y al crecimiento de un 28% en la producción de Vietnam. Los rendimientos óptimos de ambos países se atribuyen a políticas gubernamentales de sustitución de plantas de té de bajo rendimiento por otras más productivas para aumentar los ingresos de las familias rurales. En China la multinacional Nestlé se ha involucrado en el asesoramiento a más de 80.000 familias de la provincia de Yunnan en las que ha invertido 4,6 millones de euros para que transformen los cultivos tradicionales de té en cafetales, según el semanario China Bussiness.

El café es otra de las materias primas sometidas en los últimos meses a presiones inflacionistas que les han conducido a precios máximos, debido a los movimientos especulativos y al aumento del consumo en China. En el último informe del director ejecutivo de la Organización Internacional del Café (OIC), Néstor Osorio, subraya que la tendencia al aumento de precio de este producto ha proseguido en enero de este año con un promedio de 122,33 centavos de dólar por libra en comparación con los 105,81 de enero de 2007. El ejecutivo señala que las subidas del valor de las monedas nacionales de varios de los países exportadores con relación al dólar ha elevado los costes en origen, a lo que se ha sumado la ruptura de la cadena cafetera de Uganda y Kenia desde diciembre pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 01 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50