Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mayores empresarios gallegos se miden con las eléctricas en la eólica

Tojeiro, Campo, Barreras, Gómez-Franqueira y Jove pujarán en el concurso público

Las familias empresariales gallegas con mayor liquidez se medirán a las grandes compañías eléctricas en el concurso público para construir 30 nuevos parques eólicos que la Consellería de Industria convocará en los próximos 14 días. Las grandes fortunas gallegas se han organizado en diez nuevos grupos eólicos diferentes, entre los que se incluyen compañías que, aparentemente nada tienen que ver con el negocio energético. Entre los nuevos jugadores eólicos se incluyen empresas como Astilleros Armón, Cupa Group, Coren, Jealsa Rianxeira, Constructora San José, Gadisa, Copasa o Ceferino Nogueira, SA.

Los empresarios gallegos confían en que el BNG, titular de la Consellería de Industria, prefiera sus ofertas a las de las compañías eléctricas como Endesa, Iberdrola, Fenosa, Enel o Tokyo Electric que coparon la mayoría de los parques eólicos de la era del PP. Jacinto Rey, el propietario de Constructora San José, muy poco favorecido por los gobiernos del PP, será quien presente la oferta industrial más potente. San José solicitará el 82% de todos los nuevos parques (1.900 megavatios). La constructora pontevedresa ha fichado a Guillermo Briones (ex dueño de la Corporación Eólica Cesa) y está punto de inaugurar una gran sede corporativa en Santiago de Compostela.

Otro gran grupo eólico gallego es el integrado por Gadisa, Copasa y Coren, que aspira a más de 1.200 megavatios.

Fuentes del sector calculan que si Fernando Blanco convoca el concurso eólico en la primera quincena del mes, la adjudicación de los nuevos parques no se producirá hasta el primer trimestre de 2009, poco antes de las elecciones autonómicas.

Galicia es la quinta mayor productora mundial de electricidad procedente del viento gracias a sus buenas condiciones de ventosidad fuerte y estable. Se trata de un negocio, hasta ahora seguro y rentable, aunque requiere de fuertes inversiones. Para lograr los más de 2.300 megavatios nuevos, las empresas tendrán que invertir 2.500 millones de euros y disponer de unos recursos propios superiores a los 500 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de marzo de 2008