Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MANUEL PIZARRO | Candidato del PP por Madrid | ELECCIONES 2008 | Entrevista

"He venido a darlo todo por Rajoy"

El fichaje estrella del PP para las elecciones se siente orgulloso de su salto a la política, asegura que sale a darlo todo por Rajoy y que aspira a estar en su equipo como está "de número dos en la lista por Madrid".

Manuel Pizarro (Teruel, 1950) va como un torrente. Acelerado. Se muestra afable, pero se enciende con facilidad. Interrumpe las preguntas. Repite latiguillos, sobre todo al atacar al Gobierno por la economía. Recurre con frecuencia a Endesa. Parece marcado por su pasado en la eléctrica, cuya defensa en la OPA lanzada por Gas Natural le dio la popularidad que le ha llevado a las listas del PP.

Pregunta. En política las expectativas son muy importantes. ¿No cree que tras perder el debate con Solbes su opción como esperanza para gestionar la economía de este país se ha acabado?

Respuesta. No me considero perdedor. Yo me vi muy bien. Soy del 37% que piensa que gané. También en Endesa me dieron por derrotado y al final perdieron otros. Como en los versos de Kipling, ni tocas el cielo cuando te va bien, ni mueres cuando te va mal. En cualquier caso, no creo que sea cuestión de ganar o perder. Consiste en dar argumentos. Yo expuse, rememorando a Lucas Mallada, los males de la patria: inflación, paro, falta de competitividad y una balanza por cuenta corriente que es la más desajustada de toda la OCDE. Admito que alguien piense lo contrario, pero creo que las elecciones consisten en escoger a quien expone su visión, diagnostica y propone soluciones.

"¡Solbes y yo empezamos en UCD! Pero yo sigo en el centro liberal"

"Aznar es parte importante en el partido. Es una referencia"

P. Hay quien, dentro del PP, dice que le faltó oficio.

R. Como en cualquier cosa, siempre lo hará mejor alguien que tenga rodaje. Para mes y medio que llevo en este oficio, pues no está mal.

P. Llamó la atención el talante condescendiente del debate frente al crispado mostrado desde que irrumpió en política. ¿Quién de los dos es el verdadero Pizarro?

R. Mi talante es dialogante. El hábito no hace al monje. El lenguaje de mitin es un género especial y un debate es muy distinto. Si, además, el que se tiene enfrente es una persona a la que respetas en lo personal, tratas de transmitir tu percepción y destacar sus contradicciones. ¡Solbes y yo empezamos en UCD! Luego él se ha pasado al socialismo y yo sigo en el centro liberal. Las formas son muy importantes y no todo vale. En el debate se vio a la persona tolerante y tranquila de siempre.

P. ¿Por qué suspendió un acto en Madrid y se fue a Burgos? ¿No tendrá que ver con que Rajoy le quería arropar tras el debate?

R. Queríamos cambiar impresiones. En Teruel somos berroqueños, que se te puede caer el edificio en la cabeza y no hace falta que te ayuden a levantarte.

P. ¿Es mayor la presión en la política que en la empresa?

R. La hay en todo. La gente se cree que la vida del empresario es muy fácil, pero el número uno lo pasa muy mal. Y aquí es Mariano quien más presión tiene.

P. En su defensa en Endesa, el PP se alineó con usted y...

R. No. Yo defendí mi empresa y a mis accionistas, y el Gobierno no sé lo que defendía. El PP defendía al PP, sus principios, como la libertad de mercado y la no injerencia del poder político; pero no hay una sola acción del PP que fuera en defensa mía. No hubo ninguna interferencia.

P. Pero la defensa que hizo se convirtió más en una batalla política que empresarial.

R. Habría que preguntar por qué una batalla empresarial se convirtió en política.

P. Da la impresión de que tenía ganas de entrar en política.

R. Cuando dejé Endesa estaba convencido de que era mi último puesto en el ámbito público y estaba encantado. Nunca pensé que me dedicaría a la política.

P. ¿Le molestó que le llamaran como segundo plato tras fallar María San Gil?

R. María San Gil no falla en nada. Es una de las mejores entre los nuestros. A mí me llama Mariano, al que conozco hace 25 años, hablo con él y tomo la decisión. Yo solo, como es lógico. Estoy muy honrado por incorporarme a su proyecto. Considero que ir de número dos por Madrid, detrás de él, es un honor. Y me llamaron cuando se estaban haciendo las listas, que es cuando hay que llamar a la gente.

P. ¿Qué influencia real tiene Aznar en el partido?

R. Aznar es parte importante. El partido no se entiende sin Aznar de 1989 a 2004. Son 15 años, muchísimo. Es una referencia.

P. ¿Cree que la exclusión de Gallardón va a restar votos al PP?

R. Lo que creo es que el PP se presenta unido. El que va dividido es el PSOE, con la que fue candidata a las europeas [Rosa Díez] presentándose en otra lista y con Maragall diciendo que no se vote al PSOE. Gallardón rema en la misma dirección que Rajoy.

P. Perdone, pero ésa no es la sensación que tiene la gente.

R. A los hechos me remito.

P. Y si Rajoy pierde...

R. Salimos a ganar. Yo sólo aspiro a estar en el equipo de Rajoy como estoy de número dos por Madrid para ganar las elecciones. He salido a darlo todo con Rajoy. Mis aspiraciones acaban ahí.

P. Juan Costa, se perfilaba como el hombre de la economía y llegó usted...

R. Respeto mucho a Juan Costa y su labor en el programa electoral. Yo no he venido a quitar el puesto a nadie.

P. ¿Se considera uno de los currantes de los que habla Rajoy?El PSOE lo ha utilizado en su contra, recordando que ha cobrado una indemnización que usted se puso.

R. No, no y no. Las condiciones económicas las ponen los accionistas en las juntas generales. Y en mi caso son las que había propuesto el anterior presidente de Endesa [Rodolfo Martín Villa].

P. ¿De cuánto fue la indemnización?

R. De tres años de sueldo, que yo baje de cuatro porque era lo que tenían los demás directivos.

P. ¿Usted cree que en España está bien visto que un ejecutivo pase a la política con tanto dinero como Berlusconi en Italia?

R. Yo ahora no tengo ingresos. Si alguien no está conforme con que en las empresas pase eso, pues que hable con los accionistas.

P. ¿Realmente cree que la economía ha ido tan mal?

R. Pasa como en 1996. Es como quien va al médico con 40 de fiebre y hace una semana no la tenía. En este momento, somos el país que más paro crea, el segundo más inflacionista, con la balanza exterior más desequilibrada...

P. ...Y la mayor previsión de crecimiento. ¿Usted cree que una tasa de paro del 8,5% y un crecimiento del 2,7% son malos datos?

R. Me preocupa la tendencia.

P. Pero usted sabe que la fiebre se cura.

R. Cuando se trata la enfermedad, sí. El problema es que el Gobierno socialista está negando la enfermedad. Los que se niegan a ver la realidad se dan de bruces con ella y el problema es que nos vamos a dar todos los españoles.

P. El PP también lo haría.

R. No. El PP lo que quiere es hacer una reforma fiscal donde los que ganen menos de 16.000 euros no paguen el IRPF, que es distinto. Los mileuristas llegarán mejor a fin de mes y pagarán con más facilidad la hipoteca.

P. Dice el PSOE que esa reforma cuesta 50.000 millones.

R. Ese argumento se esgrimió en 1996 y se demostró que quien tenía razón era Rato en que al bajar impuestos recaudas más.

P. Pero, ¿los 50.000 millones?

R. Son estimaciones contables hechas por Solbes a base de pedir informes a los funcionarios para que, en vez de trabajar para los españoles, trabajen para el PSOE, lo cual es un abuso de poder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de marzo de 2008

Más información

  • "Para mes y medio que llevo en este oficio, pues no está mal"