Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Pizarro deja su escaño en el Congreso

La apuesta económica de Mariano Rajoy en las elecciones de 2008 abandona su silla en el Parlamento por motivos "estrictamente personales"

La apuesta económica de Rajoy para las elecciones Generales de 2008, Manuel Pizarro, abandona su escaño en el Congreso, según han confirmado fuentes populares. Pizarro ha anunciado directamente a Mariano Rajoy y de manera cordial su decisión de renunciar a su acta de diputado, por razones "estrictamente personales", según un comunicado del PP. Fuentes cercanas al ex presidente de Endesa han confirmado que Pizarro se retira a la vida privada y que por el momento no tiene intención de regresar al mundo empresarial.

Los rumores en torno a la salida del número dos de los populares madrileños eran cada vez más insistentes, dadas las muestras de hastío que había mostrado hasta el momento. Dentro del PP ocupaba un puesto de honor, aunque no de poder, como portavoz del Grupo Popular de la Comisión Constitucional, donde el partido nunca le encargó la defensa de ningún proyecto. Y Pizarro, desde hacía ya tiempo -se distanció de Rajoy poco después de las Elecciones Generales de 2008- pensaba en su retirada de la vida política, convencido de que su etapa como parlamentario había concluido. Sin embargo, ha tomado la decisión en este preciso momento para no hacer daño al partido, lejos de un periodo electoral y una vez amansados los conflictos internos del PP, han confirmado fuentes populares.

Según un comunicado enviado por el PP, Pizarro "mantiene su compromiso con el proyecto político del Partido Popular, su militancia en el mismo y ha mostrado su disposición a seguir participando de manera habitual en las actividades del partido". El propio Rajoy, que ha agradecido a Pizarro su trabajo y sus renuncias personales, en alusión a su alejamiento de la empresa privada para formar parte de las listas del PP, tiene la intención de seguir contando "con su experiencia y sus conocimientos", añade el comunicado.

Siempre cerca del PP

Manuel Pizarro (Teruel, 1951) siempre estuvo cerca del PP. De hecho, en 1996 ya recibió la primera oferta para incorporarse al Gobierno, pero prefirió quedarse "en la retaguardia", como él decía. Esta posición le permitió mantenerse en la empresa privada, desde donde ha utilizado sus múltiples contactos políticos.

A Pizarro, abogado del Estado con 29 años, se le atribuye el nombramiento de Jaime Caruana al frente del Banco de España; Francisco González como presidente de Argentaria y luego el BBVA y de César Alierta para Tabacalera (ahora Altadis).

Pizarro, que nunca ha ocultado su amistad con el ex presidente José María Aznar, se convirtió en un controlador del poder económico para el Partido Popular. Sin embargo, ha hecho siempre gala de una posición de neutralidad que sólo es aparente. Para reforzar este papel a Pizarro le gusta presumir de que tiene amigos en el PSOE, con el que trabajó al ocuparse de los aspectos jurídicos de la expropiación de Rumasa: entre 1983 y 1987 fue asesor jurídico de Economía y subdirector de Expropiaciones de la Dirección General de Patrimonio.