Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las hipotecas suben ya menos que la inflación y bajarán en unos meses

Los préstamos se encarecen sólo el 2,6% tras la caída del Euríbor al 4,35%

La buena noticia, la que están esperando unos cinco millones de familias hipotecadas, aún no ha llegado. Los préstamos todavía no son más baratos que hace un año, pero el dato del Euríbor hipotecario de febrero, del 4,35%, hace que la subida de las hipotecas sea ya menor que la inflación (y, también, menor que la subida de la mayoría de los salarios) por primera vez desde 2005.

Los últimos dos años han sido un vía crucis para aquellos a los que les ha tocado revisar su préstamo. Cada vez que llegaba la temida factura del banco, las familias se encontraban con incrementos del 8%, del 10%, del 17%... Pero esta tendencia ya ha llegado a su fin. La subida no ha llegado a ser tan brusca como en 2000, cuando las cuotas de las hipotecas tuvieron incrementos superiores al 20% anual y el Euríbor se disparó al 5,248%.

Por primera vez desde octubre de 2005, los que tengan que revisar una hipoteca estándar -150.000 euros, con un diferencial del 0,5% y un plazo de 25 años y de revisión anual- se encontrarán con una subida, sí; pero de sólo el 2,6%, por debajo de la inflación. Esto quiere decir que, por primera vez en más de dos años, la factura por el piso subirá menos que el resto de la cesta de la compra y que el sueldo medio.

Pero vayamos a los datos de este mes. El Euríbor de febrero, a falta del dato de mañana, que puede hacerlo variar mínimamente, cerrará en el 4,349%. Esto supone que la hipoteca estándar antes mencionada se revisará en 864 euros, 22 más que el año anterior. Un 2,6% superior.

Febrero será el segundo mes consecutivo en el que baje el índice al que están referenciadas la gran mayoría de hipotecas de España. Del 4,498% del cierre de enero pasará al 4,35%. Se cierra así la tendencia alcista de más de dos años iniciada a mediados de 2005. Esta bajada del Euríbor en febrero no se traducirá en una rebaja para las familias que revisen su préstamo. El incremento será pequeño, pero habrá que esperar todavía entre dos y cuatro meses para encontrarse con que la revisión del préstamo trae algún ahorro.

El Euríbor subirá igual para todo el mundo, pero eso no quiere decir que vaya afectar de la misma forma a todos los hipotecados. Así, cuanto mayor sea el plazo del préstamo, el encarecimiento será más importante. Por ejemplo, un crédito estándar a 50 años la cuota que se paga subirá en torno al 4,1%, mientras que el incremento de uno a 10 años será de poco más que el 1,2%. Esto es así porque el efecto de los intereses es más intenso en los préstamos que se devuelven a plazos muy largos.

Problemas de liquidez

La bajada del Euríbor significa que los bancos están reduciendo el precio que piden por prestarse dinero entre sí. Este índice suele comportarse como termómetro de los tipos de interés. Pero en los últimos meses los problemas de liquidez originados por la crisis de las hipotecas basura de Estados Unidos han provocado algunas distorsiones.

A pesar de que los tipos de interés que marca el Banco Central Europeo (BCE) llevan en el 4% desde mediados del año pasado, el Euríbor se ha resistido a acercarse a esa cifra. El problema era que los bancos tenían miedo de que escaseara el dinero, por lo que decidían hacer más costosos los intercambios de moneda.

Para que la pendiente de la caída del Euríbor fuera más pronunciada sería necesario que el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet prestara atención a la petición unánime para que rebaje los tipos de interés.

El último boletín del banco, en el que el responsable de la política monetaria hizo más hincapié en los riesgos que padece Europa de desaceleración económica que en la inflación, dio esperanzas a los que creen que el BCE rebajará los tipos próximamente. El discurso que Trichet dará la próxima semana será clave. Si anticipa una bajada de tipos, el abaratamiento de las hipotecas estaría un paso más cerca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de febrero de 2008