ELECCIONES 2008 | Campaña electoral

La Cámara mantiene la urgencia de la propuesta para 'blindar' a su presidenta

El voto de EHAK será decisivo para que llegue a aprobarse e incluso a debatirse

La proposición de ley planteada por el tripartito para modificar el Reglamento del Parlamento y que sea su pleno el que decida sobre una eventual orden de disolución del grupo de EHAK se tramitará finalmente por el procedimiento de urgencia.

Más información

La Mesa así lo decidió ayer, tras desestimar la petición en sentido contrario hecha por el PSE. La intención del tripartito es blindar jurídicamente a la presidenta de la Cámara, la peneuvista Izaskun Bilbao, ante la posible orden del Tribunal Supremo para disolver el grupo abertzale, y evitar que corra la misma suerte que su antecesor Juan María Atutxa, condenado a inhabilitación por el mismo motivo a cuenta de Sozialistza Abertzaleak, el grupo heredero de la ilegalizada Batasuna.

Será difícil, en cualquier caso, que el debate, si se llega a celebrar, se produzca antes de finales del mes de abril o incluso principios de mayo. El trámite de urgencia reduce a la mitad los tiempos establecidos, con lo que el plazo de enmiendas se eleva a siete días y su ampliación, si algún grupo la pide, a tres.

El parón de la actividad de la Cámara por la campaña electoral primero y por las vacaciones de Semana Santa después van a suponer más determinantes que la propia calificación urgente de la iniciativa.

El Ejecutivo tiene que expresar su criterio sobre la toma en consideración, que no podrá debatirse hasta el primer pleno programado (14 de marzo). Los grupos del Gobierno, con el apoyo de Aralar, empatarán previsiblemente con los votos negativos del PSE y el PP, con lo que EHAK tendrá ocasión de jugar un papel determinante. Si los abertzales se inhiben, la iniciativa se halla condenada a decaer y a no llegar siquiera a debatirse.

Si EHAK, en cambio, facilita su toma en consideración en ese pleno de marzo, la iniciativa seguirá la tramitación de un proyecto de ley, con la apertura del plazo de enmiendas, la constitución de una ponencia y la votación en comisión. Aquí se plantearía un primer problema, pues ya existe una ponencia sobre la reforma del Reglamento y el PSE ve lógico que sea la que se encargue de esta cuestión.

Cuando la cuestión llegue a pleno, EHAK volvería a tener en sus manos la llave: cualquier reforma del Reglamento requiere mayoría absoluta (38 votos) y el Gobierno sólo cuenta con sus 32 y el de Aralar. La secretaria segunda de la Mesa, Kontxi Bilbao, deseó ayer que no haya ningún emplazamiento judicial antes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 26 de febrero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50