ELECCIONES 2008 | Campaña electoral

Luna de miel de Solbes con UGT

Zapatero aspira a que "la niña de Rajoy" viva en una sociedad en la que el PP no vaya en contra de la Ley de Igualdad entre hombres y mujeres

La paz social que se ha vivido durante esta legislatura con 21 acuerdos entre patronal y sindicatos, "la de menos horas de huelga de la democracia", como destaca el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, resulta que también se debe, entre otras cosas, a la buena y discreta relación entre el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, y el secretario general de UGT, Cándido Méndez. Ayer lo reveló el ministro en un acto electoral celebrado en una de las sedes del sindicato socialista de Madrid, acompañando a Zapatero.

Más información
600 sindicalistas firman a favor de Llamazares
Zapatero quiere para la niña de Rajoy un país en que nadie vota en contra de la Ley de Igualdad

"Cándido y yo sabemos que tenemos los teléfonos abiertos, pero no hace falta decirlo mucho", señaló Solbes para regocijo de los asistentes, la mayoría sindicalistas de UGT, que acudieron a escucharle a él y a Zapatero. Méndez sonreía pero no tomó la palabra en este acto, fiel a su costumbre de no pedir el voto públicamente para ninguna fuerza política. Para nadie es un secreto, no obstante, la estrecha relación que mantiene con Zapatero, que trasciende la vida política. El presidente no se ahorró en decirlo. Pero tan jaleado fue ayer Zapatero como Solbes. Lo cierto es que en los ámbitos socialistas el vicepresidente económico tiene un éxito creciente. Y a pesar de que confesara que ha tenido "discusiones con el presidente sobre qué hacer con el superávit, porque según crecía, él quería emplearlo en cosas que sí son necesarias". Pero él le convenció para que se guardara. Zapatero sonreía desde la primera fila y asentía con la cabeza. Pero el ahorro de ese superávit permitirá, y es a dónde quería llegar el vicepresidente, hacer frente a las dificultades que puede haber con la desaceleración de la economía y para sufragar las políticas sociales que figuran en el programa electoral.

El gran acuerdo social que piensa firmar Zapatero con patronal y sindicatos lo extendió ayer a otras materias: política industrial, educación e inmigración. No cabían más elogios en el acto de ayer para los sindicatos y para la patronal. "Todo el mundo ha contribuido al progreso de España, todos menos el PP, que ha hecho una oposición desleal y obstruccionista", clamó Zapatero.

"En hora y media de debate, Mariano Rajoy no dedicó nada a la política social, porque la desprecia; los trabajadores no deben nada al PP, nada", clamó el presidente. Por la noche, en Baleares, las alusiones al debate fueron indirectas. Los últimos minutos en que Rajoy expuso sus deseos para una niña imaginaria, darán mucho juego a Zapatero. "Yo quiero que la niña de Rajoy viva en una sociedad en la que el PP no rechace la Ley de Igualdad", expuso Zapatero, que también defendió la pluralidad lingüística y la diversidad de España.

Una simpatizante hace un gesto cariñoso a José Luis Rodríguez Zapatero en el acto celebrado en la sede de UGT en Madrid.
Una simpatizante hace un gesto cariñoso a José Luis Rodríguez Zapatero en el acto celebrado en la sede de UGT en Madrid.AFP
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS