Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Bardem

El actor recibe un merecido Oscar; el cine español no es sólo el que se rueda en España

Con el Oscar al mejor actor secundario, Javier Bardem alcanza la gloria del Olimpo cinematográfico y, colateralmente, se reconoce la calidad de un intérprete nacido, crecido y forjado en la industria del cine español. Es cierto que en sus genes corre el oficio de cómico desde sus insignes abuelos Rafael Bardem y Matilde Muñoz Sampedro, su madre, la actriz Pilar Bardem, su tío, el realizador Juan Antonio Bardem, hermanos y otros familiares, pero también lo es que este excelente actor ha desarrollado todos sus conocimientos profesionales en los rodajes nacionales, desde aquel Jamón, jamón, de Bigas Luna, con el que debutó en su primer papel protagonista, hasta el filme de Alejandro Amenábar Mar adentro.

Más tarde, Javier Bardem afianzó su proyección internacional actuando a las órdenes de Michael Mann, Milos Forman, Mike Newell y, ahora, los hermanos Coen, una carrera que ya le había permitido ser propuesto como mejor actor protagonista por su papel en Antes que anochezca, del norteamericano Julian Schnabel, en 2001. En la madrugada del lunes se cumplió con toda justicia lo que no pudo ser en aquella ocasión.

Javier Bardem, a sus 39 años, tiene ya un importante currículo como actor y acaba de debutar como productor con el documental colectivo Los invisibles, un excelente trabajo solidario con los más desprotegidos, amparado en la labor de Médicos Sin Fronteras, que obtuvo el Goya de este mismo año a la mejor película documental. Con ello, Bardem ofrece una faceta más de su personalidad: no sólo es un gran actor, sino que es, además, un ciudadano comprometido.

En sus palabras de agradecimiento en la ceremonia de entrega de los Oscar dejó constancia, en español, de su coherencia e integridad: "Mamá, esto va por ti, por los abuelos Rafael y Matilde. Va por los cómicos de España que llevaron la dignidad y el orgullo de nuestro oficio. Esto es para España". Más allá de los sentimientos evocados por el actor, sus palabras ponen de manifiesto una realidad con la que habrá que contar a partir de ahora: hablar hoy de cine español no es sólo hablar de películas realizadas en España.

Enhorabuena, pues, a un actor de una larga saga de actores que ha conseguido por primera vez en la historia del cine español el reconocimiento de Hollywood.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de febrero de 2008