Reportaje:

Los minoritarios de Habitat, tras la barrera

Los accionistas se reúnen la semana que viene para decidir cómo afrontar la crisis de la firma

El reloj corre, y muy rápido, para Bruno Figueras. El presidente de Habitat trata de impedir que seis entidades financieras (Barclays, BBK, Rabobank, Cajastur, Deustche Bank y Cajamar) se descuelguen del acuerdo de refinanciación de la deuda que contrajo con la banca para comprar Ferrovial Inmobiliaria. El plazo termina el miércoles, y Figueras se teme que la compañía se vea abocada al proceso concursal.

Un grupo de accionistas lo miran desde la barrera. Son los minoritarios, convidados de lujo pero también de piedra, que compraron un 25,08% del capital de Habitat. Son Dolores Ortega, sobrina de Amancio Ortega; Isaac Andik, de Mango; José Antonio Castro, de Hesperia, y las familias Cuatrecasas y Rodés.

Andik prefiere no hacer nada, pero Dolores Ortega y José Antonio Castro están dispuestos a ir al juez si no reciben más información

Fuentes del sector conocedoras de las relaciones entre los minoritarios y Habitat aseguran que la próxima semana los cinco accionistas mantendrán una reunión para abordar su futuro en Habitat. Su primera actuación fue conjunta: abandonaron el consejo de administración y presentaron una demanda para impugnar los acuerdos adoptados en la junta del 27 de diciembre al entender que eran ilegales.

El juez desestimó tomar medidas cautelares, pero seguirán adelante con esta denuncia. A partir de aquí, las posiciones entre unos y otros son dispares. Según fuentes financieras, Andik es partidario de no hacer nada. "Asume que una inversión implica riesgo", sostienen estas fuentes. En el otro extremo están Ortega y Castro. Su posición, afirman estas fuentes, es más beligerante: aguardarán a que les proporcionen información, pero si es necesario usarán la vía penal.

Más moderada es la actitud de los Rodés, según otras fuentes. "Ellos preferirían llegar a un acuerdo con Ferrovial que les garantizara parte de su inversión". Estas fuentes añaden que hay malestar entre los minoritarios por el papel de Ferrovial porque aparece como el salvador de Habitat al comprar un solar de Valdebebas (Madrid) por 100 millones, cuando creen que lo adquieren con un descuento del 40%. Valga como ejemplo la expresión airada de Dolores Ortega cuando, según fuentes accionariales, se enteró de este pacto: "El terreno ya me lo quedo yo. Que me dejen salir y se lo compro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de febrero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50