Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microsoft abre sus programas y Bruselas reacciona con escepticismo

Microsoft anunció ayer un cambio "significativo" en la forma de desarrollar sus programas informáticos. A partir de ahora, el código fuente y los protocolos sobre los que se construyen las aplicaciones serán más accesibles a la competencia. La compañía muestra así su cara amable, frente a una de sus prácticas de negocio más polémicas.

El acceso a los protocolos sobre los que se construye el sistema operativo Windows o el paquete de aplicaciones de gestión Office es uno de los caballos de batalla que enfrenta a Microsoft con las autoridades reguladoras de la competencia europea. Los nuevos criterios deberían poner fin a gran parte del litigio abierto desde hace años con la Comisión Europea.

Sin embargo, la Comisión recibió el anuncio con escepticismo ya que, según señaló en un comunicado, en otras cuatro ocasiones anteriores Microsoft hizo declaraciones similares. Añade que, con esas medidas, no es posible saber si "se adapta a las reglas antimonopolio europeas". La Comisión impuso a Microsoft una multa de 497,2 millones de euros en 2004 por este tipo de prácticas. Además, la empresa ha recurrido una segunda multa de 280,5 millones de euros (multas diarias de 1,5 millones de euros desde diciembre de 2005 a junio de 2006) por no cumplir la resolución.

Microsoft va a compartir información sobre su tecnología de una forma más transparente con los programadores independientes, según su consejero delegado, Steve Ballmer, lo que mejorará la comunicación entre las aplicaciones. En la práctica, los programadores no tendrán que pagar licencias a Microsoft para acceder a sus secretos, porque se publicarán en Internet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 2008