Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa pone orden en la oleada de beatificaciones

Las nuevas reglas permitirán el uso de grabaciones y ordenadores para acreditar la santidad de candidatos

El Vaticano presentó ayer un nuevo reglamento que clarifica las normas que deben cumplir las diócesis locales que elevan a Roma los procesos de beatificación y canonización. El cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, explicó que la nueva guía "no endurece ni cambia" los requisitos a cumplir, legislados en 1983 por Juan Pablo II, aunque admitió que la edición de las instrucciones obedece a la necesidad de modernizar la burocracia y de apelar al "rigor" de las diócesis al proponer candidatos.

Las estipulaciones incluyen, entre otras, órdenes estrictas para abrir las causas sólo cuando exista "verdadera fama espontánea de santidad", es decir, un clamor popular de los fieles laicos; criterios para identificar mejor los presuntos milagros, y la novedosa recomendación de usar ordenadores y grabadoras como medio de archivar los testimonios sobre la vida de los santos potenciales.

Saraiva Martins reconoció que la fase diocesana de las causas está rodeada hoy de "alguna confusión", y citó la falta de medios y de especialistas en los obispados locales como razones principales. Preguntado sobre si la guía implicará una restricción de las causas, el prefecto desmintió que Benedicto XVI haya cambiado la línea entusiasta de Juan Pablo II. De hecho, las beatificaciones y canonizaciones se han acelerado, señaló el cardenal, quien informó de que en 33 meses, Benedicto XVI ha firmado ya casi un tercio de los procesos que aprobó Juan Pablo en 27 años. Wojtyla dejó cerradas 1.338 beatificaciones y 482 canonizaciones durante su papado; Ratzinger ha proclamado ya 14 nuevos santos y 563 nuevos beatos.

La decisión de celebrar ceremonias in loco, en los lugares de origen ha sido todo un éxito, concluyó Saraiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de febrero de 2008