Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta acusa a Londres de inacción con el 'New Flame'

La Administración presenta la demanda en Bruselas

La negligencia de Reino Unido respecto al New Flame ya ha cumplido seis meses, el mismo tiempo que ha tardado la Junta de Andalucía en denunciar la situación ante la Unión Europea. La Junta presentó ayer ante la Comisión Europea una a denuncia contra Londres por "una manifiesta falta de actuación" ante el hundimiento del barco New Flame, a una milla del faro de Punta Europa, en Gibraltar.

Además, la Administración autonómica remitió ayer a la aseguradora del buque, la compañía The Swedish Club Internacional, a sus sedes en Grecia y Suecia, la reclamación del pago de 103.743,86 euros por el gasto ocasionado por las tareas de limpieza como consecuencia de los vertidos llegados a las costas andaluzas procedentes del barco.

El New Flame transporta 42.500 toneladas de chatarra de naturaleza desconocida. El requerimiento es un paso previo al inicio de las acciones judiciales. La Junta da la aseguradora "el plazo de un mes desde el recibo de la presente reclamación" para saldar el pago de la citada cantidad, de la que se advierte que "está generando intereses".

Ambos documentos están firmados por el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías.

En la denuncia contra Reino Unido presentada en Bruselas, la Junta hace un relato de hechos desde que el New Flame, de bandera panameña, abandonase el puerto de Gibraltar, bajo soberanía británica, el 12 de agosto de 2007, sin permiso de las autoridades portuarias. El buque colisionó con el petrolero Torm Gertrud, de bandera danesa. Desde entonces, hace seis meses, el buque permanece hundido y ha ocasionado hasta tres vertidos a la costa andaluza.

La Junta acusa al Reino Unido de "incumplimiento del Derecho comunitario" por la "omisión del ejercicio de los deberes de policía inherentes a la autoridad portuaria de Gibraltar", puerto bajo soberanía británica, "tanto durante la estancia del buque en el puerto, que debió ser inspeccionado, como en relación con su salida sin contar con autorización y sin que la policía portuaria adoptara cuantas medidas eran necesarias para impedir la misma", afirma la denuncia.

Además, considera "imputable" a Reino Unido "una manifiesta falta de actuación" para "evitar el daño irreparable" que supone el hundimiento del barco. También sostiene que debido a "la negligencia de la autoridades competentes, en definitiva del Reino Unido", el New Flame se encuentra prácticamente hundido en su totalidad. Y recuerda que las autoridades de la colonia británica "han rechazado la ayuda" que ofreció la comunidad para resolver la crisis y minimizar las consecuencias medioambientales "tanto presentes como futuras derivadas de la colisión".

Los servicios jurídicos de la Junta consideran que Reino Unido ha incumplido hasta ocho artículos del Trato Constitutivo de la Unión Europea recogidas en diferentes directivas comunitarias en materia de medio ambiente.

En concreto, la Junta asegura que se ha producido el incumplimiento de los principios de cautela y de acción preventiva y del principio de corrección de los atentados al medo ambiente que ha provocado el hundimiento del barco. Al respecto, la demanda advierte de que las 42.500 toneladas de chatarra desconocida que "han ido a parar al fondo del mar" puede tener efectos contaminantes no sólo ahora sino en el futuro ya que "afecta y habrá de afectar durante generaciones no sólo al lecho submarino, sino a las aguas circundantes y a la costa, poniendo en peligro los hábitats submarinos, costeros e incluso la salud de las personas". Más adelante añade que estas consecuencias se agravaría "en función de cuál sea la naturaleza de la chatarra" del New Flame. Según el Ministerio de Medio Ambiente, la chatarra no es contaminante.

También acusa Londres de incumplir las normas internacionales de seguridad marítima, así como la directiva sobre responsabilidad sobre prevención y reparación de daños medioambientales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de febrero de 2008