Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de los Balcanes

España no apoyará la independencia

Bono causa malestar en el Gobierno al pedir que no se envíen soldados

España no apoyará la declaración de independencia de Kosovo. Lo confirmó ayer la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, tras el Consejo de Ministros, al apuntar que el Gobierno "no es partidario de declaraciones unilaterales de independencia", como la de Kosovo, cuyo caso consideró que "no es en absoluto comparable" con la situación de España.

Lo dijo a expensas de señalar que el Gobierno "no es partidario de anticiparse a los hechos, máxime cuando no hay una posición de consenso clara en la comunidad internacional al respecto". Precisó que, aunque el reconocimiento o no de la independencia es una competencia exclusivamente nacional, el Gobierno "está trabajando y seguirá haciéndolo hasta el último instante para que la Unión Europea tenga una postura común y activa ante el futuro de Kosovo". La pretensión del Gobierno es que la solución a la que se llegue "sea respetuosa con la legalidad internacional y que se garantice la estabilidad regional".

Fernández de la Vega respondió a las declaraciones del presidente ruso, Vladímir Putin, en las que denunció el "doble rasero" de los países de la Unión Europea respecto a Kosovo y añadió que "en España la gente no quiere vivir en un solo Estado". La vicepresidenta insistió en que la situación de la provincia serbia "no tiene nada que ver con la de España". Las declaraciones de Putin motivaron que el Gobierno convocara al embajador ruso en Madrid, Alexandr Kuznetsov.

Por su parte, el ex ministro de Defensa José Bono y candidato del PSOE a presidir las Cortes en la nueva legislatura realizó ayer unas declaraciones que escocieron en el Gobierno. Fiel a su estilo, y en esta ocasión, desconociendo los detalles sobre las misiones internacionales en Kosovo, afirmó: "No debemos enviar soldados a Kosovo para defender la secesión. Que se pongan ellos su propio Ejército".

Bono ignora u olvida que los 637 soldados que España tiene desplegados en el enclave pertenecen a la KFOR, misión aprobada por la ONU en 1999 que tiene por objeto la protección de las minorías y el mantenimiento del orden. España no tiene previsto enviar soldados ante la nueva situación de Kosovo. Únicamente el personal destinado en la misión civil de la ONU (UNMIK), (véase gráfico) se integrarán en la operación europea recientemente aprobada por la Unión Europea.

Despliegue español

- Misión militar OTAN España mantiene desplegados en Kosovo a 637 militares en el marco de la KFOR, que cuenta con 15.900 efectivos.

- Misión civil ONU España contribuye con 8 guardias civiles, 6 policías y 2 observadores militares a la misión UNMIK.

- Próxima misión UE Tomará el relevo de la UNMIK tras un periodo de transición de cuatro meses. España contribuirá con el mismo despliegue actual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de febrero de 2008

Más información