Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania destapa una gran red de fraude fiscal

Los sospechosos son millonarios que desviaban fondos a Liechtenstein

Uno de los mayores escándalos fiscales de la historia alemana se encuentra según fuentes de la justicia en vías de esclarecimiento. El Gobierno hablaba ayer de "muchos, muchos casos" de delito fiscal investigados. Los medios, de 3.400 millones de euros defraudados y de 100 redadas previstas este fin de semana contra los más de 1.000 sospechosos. Son, según el Ministerio de Hacienda, "personas de ingresos altos": miembros de la élite financiera del país que utilizaron fundaciones en Liechtenstein para desviar sumas millonarias a cuentas personales en Suiza o en el mismo Principado.

Las pesquisas fiscales dieron su primer fruto el pasado jueves con la llamativa detención del presidente de Deutsche Post, Klaus Zumwinkel, por defraudar al fisco 10 millones de euros. La imagen del magnate detenido por un grupo de policías uniformados copó las portadas de ayer. En el transcurso del día se supo que es la punta del iceberg de un proceso cuyo germen fue, según el diario muniqués Süddeutsche Zeitung, el contacto de un informante de los servicios secretos exteriores alemanes (BND) con las autoridades financieras.

Entregó éste a los inspectores un CD-ROM con datos informáticos del banco LGT Bank, de Liechtenstein. Resultó una mina para la fiscalía de Bochum que lleva el caso, donde ayer se hablaba del "alto valor probatorio" del contenido. Un investigador celebraba ante un periodista del diario Handelsblatt que habían "forzado el banco entero".

Se desconoce de momento la identidad exacta de los demás sospechosos, a quienes el Gobierno pidió ayer que se entreguen voluntariamente para evitar males mayores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de febrero de 2008