Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez que investiga las lesiones del etarra Portu imputa a ocho guardias

El detenido denunció torturas tras ser arrestado hace un mes en Mondragón

La cita es el 22 de febrero en el Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián. El juez que investiga las posibles torturas o malos tratos al presunto miembro de ETA Igor Portu, detenido por la Guardia Civil en enero en Mondragón, ha citado para ese día como imputados a ocho guardias civiles. En concreto, los cuatro agentes del instituto armado que estuvieron en contacto con el activista desde su detención, sobre las once de la mañana del 6 de enero en Mondragón, hasta que fue trasladado a Lesaka para un registro. Y los que estuvieron con él el primer día en el hospital Donostia.

Portu permaneció cuatro días en la unidad de cuidados intensivos del citado hospital, enn el que ingresó a las 3.56 del día siguiente a su detención con una costilla rota, neumotórax y "múltiples" hematomas, erosiones y abrasiones en las extremidades inferiores. El Ministerio del Interior atribuyó desde el primer día las heridas a la violencia empleada por los guardias en el arresto cuando el etarra intentó huir.

Los ocho guardias civiles que han sido imputados son los dos agentes que detuvieron a Portu en Mondragón, un tercer guardia que trasladó al etarra al cuartel de Intxaurrondo, el que le custodió en los calabozos y los cuatro agentes que permanecieron con Portu el primer día mientras estuvo ingresado en la UCI del hospital Donostia. Fuentes de Interior restaron importancia a la imputación de los ocho agentes.

En la declaración efectuada el 8 de enero ante el juez, Portu relató que los guardias le dieron "puñetazos y tortazos" y le sumergieron la cabeza en un río.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de febrero de 2008