Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El AVE a Barcelona, en la recta final

El tren de alta velocidad Atocha-Sants arrancará antes de la campaña electoral

Barcelona ya tiene alta velocidad. Los ciudadanos no pueden aún utilizar la línea, pero esta semana han entrado en la estación de Sants los trenes AVE. El lunes lo hizo una máquina laboratorio propulsada por diésel, porque la catenaria no estaba aún lista; en la madrugada de ayer entró un segundo laboratorio, esta vez ya eléctrico. Ayer lo hizo un tren de pasajeros de la serie S-103, que es la que prestará el servicio entre Barcelona y Madrid, en el que viajaban técnicos ferroviarios. La estación ha sido reformada para acoger la alta velocidad.

Estos primeros viajes marcan el principio del fin de una obra que ha durado mucho más tiempo del previsto. El AVE tenía que haber llegado a Barcelona en 2004 y el último ministro de Fomento del PP, Francisco Álvarez-Cascos, se fue convencido de que así sería. Al final lo hará en 2008, unos meses después de lo que hubiera preferido la actual titular de Fomento, Magdalena Álvarez, que soñaba con que lo hiciera el pasado 21 de diciembre. No pudo ser por los problemas ocasionados por las obras en la red de Cercanías.

¿Cuántos días de prueba hacen falta para decidir poner en marcha el servicio? Secreto de Estado. Ayer, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega sostuvo que la fecha no está decidida. Renfe asegura que lo tiene todo listo para empezar cuando le digan. "En horas", dijo un portavoz de la empresa. El Gobierno catalán, que no ha sido directamente informado, cree que será entre el 16 y el 21 de febrero, antes de la apertura de la campaña electoral.

Renfe no vende billetes para el trayecto entre Madrid (estación de Atocha) y Barcelona (estación de Sants) fechas posteriores al 18 de febrero. Fomento debe aprobar las tarifas y aún no lo ha hecho. Serán precios diferentes según la categoría del asiento y de la hora del trayecto. También variará el precio en función de si incluye o no ida y vuelta e incluso de si se compra por Internet. Habrá un billete abierto, más caro, como los actuales del puente aéreo, que dará derecho a llegar y subir al tren sin tener reserva previa. Renfe desea que el precio medio ronde los 100 euros (ida y vuelta), pero sospecha que Fomento impondrá precios inferiores. El mercado potencial es de unos 10 millones de pasajeros anuales. El tiempo del recorrido, dos horas y media.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de febrero de 2008