Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Campos: "Cuesta sustituir las bajas en las escuelas"

El consejero descarta un problema de absentismo entre el profesorado

El absentismo por enfermedad entre el profesorado no es "alarmante", pero la escasez de titulados y docentes en paro plantean "problemas para encontrar sustitutos". Así lo reconoció ayer el consejero de Educación, Tontxu Campos, durante su comparecencia ante la Comisión de Educación del Parlamento, solicitada por PP y Aralar para tratar lo acontecido a principios del curso: mil docentes pidieron la baja, dejando varias clases sin tutores.

Campos redujo esa cifra a 640 bajas y negó que los alumnos quedaran desatendidos. Además, descartó con datos que exista un problema grave de absentismo, como sostuvo el portavoz del PP, Iñaki Oyarzábal, y atribuyó lo sucedido a "la desmotivación" del personal, que ocasiona "bajas en cadena en fechas llamativas". La tasa de absentismo al abrir el curso ha bajado del 5,63% y el 5,92% registrados respectivamente durante los dos cursos anteriores al 4,81% en 2007-2008, un índice menor que en otros sectores de la administración, indicó el consejero.

Reconoció en cambio que "cuesta cubrir las plazas de sustitución menos atractivas". El descenso de titulados, debido a la caída de la tasa de natalidad, y la situación de "prácticamente pleno empleo" que goza el sector son las principales causas, sostuvo. Además, señaló que la mitad de los apuntados a las listas estaban trabajando en ese momento y "no dejarían su empleo por una sustitución de dos días".

Los grupos criticaron la excesiva rotación de los interinos que, en palabras de Oyarzábal, provoca que haya "cuatro profesores distintos en un curso para la misma asignatura". Como solución, Campos detalló el nuevo sistema de fijación de plazas que implantará el año que viene: "La mitad del personal interino se quedará en su centro sin acudir a la adjudicación". Además, un nuevo sistema permitirá llamar "de inmediato" a las personas apuntadas a las listas en caso de urgencia.

Defendió que se realiza un "buen seguimiento" de la salud y las bajas del profesorado, y que las oposiciones de 3.000 plazas en marcha para atajar la eventualidad, fruto de un acuerdo con CCOO tras un año de movilizaciones, rejuvenecerán la plantilla, con lo que habrá menos bajas por enfermedad. PP y Aralar criticaron la "falta de previsión" por dejar para septiembre las adjudicaciones y la "excesiva burocracia" que las ralentiza, acusaciones que Campos negó: "Se actúa rápido y, cuando no, es por la falta de sustitutos, no por burocracia".

El representante del PSE, Antonio Rivera, opinó que las incidencias de septiembre "no fueron para tanto" y que en otros meses, como febrero, hay más bajas. Propuso "premiar con mejores puntuaciones" a los profesores que cubran plazas de difícil desempeño, algo que, según Campos, los sindicatos no aprueban. Javier Nogales, de CC OO, se mostró en declaraciones a este periódico "partidario de estudiar la propuesta". Recordó que la polémica de septiembre fue provocada por el resto de sindicatos "para meter ruido" por su oposición al acuerdo bilateral. STEE consideró "razonables" las explicaciones de Campos, aunque echó en falta "soluciones globales" a problemas como el envejecimiento de la plantilla. Sobre los premios, recalcó que es una idea de "difícil concreción, porque es complicado tasar bien cuáles son esos puestos de difícil desempeño".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de febrero de 2008