Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'callejón de la muerte' se resigna

La oposición reprocha al Consell la falta de previsión social ante los desalojos

Algunas de las familias de etnia gitana que fueron desahuciadas el lunes, por orden judicial y a instancias del Instituto Valenciano de la Vivienda (IVVSA), permanecían ayer con sus pertenencias acampadas tras las rejas que ahora blindan sus casas, ubicadas en un bloque de viviendas calificado en el ámbito policial y delictivo como el callejón de la muerte de Alicante por su peligrosidad. Algunos de los desalojados pasaron la noche al raso.

"Aquí estamos tirados desde ayer. Hemos dormido en la calle en los colchones que hemos sacado", protestaba María Cortés, de 68 años. Ella contó que su marido y sus cinco hijos no tienen donde ir. Y añadió: "De aquí no nos vamos hasta que no nos den otra casa". Sólo 12 de las familias que ocupaban las viviendas sociales construidas por el IVVSA para familias desfavorecidas eran titulares legítimos.

Los operarios del IVVSA, equipados con mascarillas y aparatos de limpieza integral, procedieron a la desinfección y desinsectación de las 65 viviendas, en avanzado estado de deterioro a causa de los destrozos y las basuras que acumulaban. A lo largo del día y bajo vigilancia policial los técnicos de limpieza llenaban contenedores con viejo mobiliario y enseres que los moradores abandonaron. A pesar del férreo control policial (tres guardas de seguridad y una docena de agentes de la Policía Nacional), un trabajador de la limpieza sufrió la sustracción de su cartera. Este enclave, refugio de familias gitanas dedicadas al tráfico de drogas, registra el índice de criminalidad más alto de la provincia. "Esto es como el Bronx", comentó ayer un mando de la policía.

A mediodía y mientras culminaban las tareas de saneamiento, una treintena de afectados clamaba: "Queremos un techo. No hay derecho". Por su parte, dirigentes del PSPV y de Esquerra Unida reprocharon a la Generalitat y al Ayuntamiento "la falta de previsión social" a cuenta de que entre los afectados por el desalojo hay ancianos y niños. "Es inaceptable que se deje en la calle a ancianos, niños o mujeres embarazadas, en pleno invierno y sin ofrecerles una alternativa", reprobó Miguel Ángel Pavón, candidato de EU al Congreso de los Diputados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de febrero de 2008