Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Es una profesora muy radical"

Compañeros de la mujer que insultó al alcalde de Sevilla la califican de "ultra"

Una persona que celebra el 20-N para honrar al dictador Franco, que acude a misa en latín, que apoya la guerra de Irak y que considera indecente a las chicas de 13 ó 14 años que llevan escote o muestran el ombligo. Estos son algunos de los detalles que ofrecen los compañeros y ex compañeros de Isabel Díaz-Regañón, la profesora que el miércoles pasado increpó públicamente al alcalde de Sevilla, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín.

El 30 de enero de 1998 dos etarras asesinaban a tiros al concejal del PP Alberto Jiménez Becerril y a su esposa Ascensión García en una calle de Sevilla. El atentado conmocionó a la ciudad. Diez años después, en el homenaje a las víctimas, Díaz- Regañón rompió el silencio para gritar al alcalde: "lo que queremos es la ilegalización de ETA", "lleváis 10 años de traición" y "queremos un gobierno que no mienta". Algunos testigos aseguran que en el tumulto se escucharon insultos mayores: "asesino", "terrorista" o "sinvergüenza".

En el Instituto donde enseñaba la recuerdan como intolerante y difícil

Doña Isabel, como la llaman sus alumnos, trabaja en el Instituto público de Educación Secundaria Fernando de Herrera. Es profesora de inglés. Según sus compañeros -que no quieren ser identificados-, "se trata de una mujer de extrema derecha, que viene huyendo de otro instituto".

El "otro instituto" es el IES Nervión. Allí la han "padecido", dice una profesora, durante casi 20 años. Los docentes se quitan la palabra unos a otros para referir las "historias" que tuvieron con ella. Algunos de los adjetivos que usan son: "radical", "difícil", "intolerante", "fascista" o "poseedora de la verdad absoluta". Otros ni siquiera quieren recordarla: "Uf, menos mal que se fue".

Este periódico acudió ayer al instituto Fernando de Herrera para hablar con Díaz-Regañón. La profesora consideró que no era el lugar adecuado y aplazó la cita para la tarde. Pero en el segundo encuentro alegó "tener médico" y declinó dar su versión de los hechos. Prometió explicar su reacción del homenaje a las víctimas mañana jueves.

Para encontrar cómo fueron los hechos -igual que para encontrar casi todo-, sólo hay que entrar en Youtube, por ejemplo, y escribir Monteseirín en el buscador. Se verá a Isabel Díaz-Regañón gritando al alcalde. También se ve a la esposa de Monteseirín reaccionando ante los insultos: "No sabe lo que es vivir así, es muy triste que mis hijos no puedan abrir el buzón de mi casa, y así llevamos diez años".

Una ex alumna cuenta su experiencia personal con la profesora: "La tuve en 4º de la ESO. Yo iba a clase con una camisa de manga corta, normal y corriente, que me llegaba por la cintura. Me echó de clase porque dijo que era indecente enseñar el ombligo. Vino mi padre y también le trató fatal. Dijo que en su clase ella hacía lo que quería. Estuvimos a punto de demandarla, pero no lo hicimos". Otra compañera cuenta que lo mismo le pasó con un escote que consideraba provocador. La mandó al servicio "a ponerse la camiseta del revés, con el escote por detrás".

A alumnos "con nombres extranjeros", como Joanna o Joel, les decía que en España su nombre debía pronunciarse con "j". "A la pobre chica le llamaba Juana", apunta otra profesora.

Doña Isabel suele envíar cartas a los medios de comunicación. EL PAÍS le publicó una el 4 de julio de 2005. Se quejaba a las consejerías de Educación y Salud por el calor en las aulas andaluzas. El diario Abc, el 3 de junio de 2006, sacó su opinión sobre Monteseirín. Se quejaba de que el 30 de mayo, día de Sevilla, los ciudadanos deben acudir a trabajar : "el señor alcalde se reserva la fiesta y la celebración para él y los vips de turno, que se reúnen en torno a una mesa abastecida con los impuestos de los sevillanos que ese día han estado currando".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de febrero de 2008