Cartas al director
i

¡Qué vergüenza!

Soy católica por bautismo, creyente por opción. En lo primero no tengo responsabilidad; en lo segundo, sí. Soy otras muchas cosas; unas porque así te vienen dadas, otras con total responsabilidad y libertad de elección.

Muy pronto -soy vasca- aprendí que la Iglesia no iba a respaldar mi opción pública de oponerme a ETA, a su terror y a su mundo, aunque haya muchos cristianos, y muchos otros que no lo son, en esa difícil elección. Supe en primera persona y nunca comprendí por qué algunas iglesias se negaban a oficiar funerales por víctimas del terrorismo. Por qué se produjo un mirar hacia otra parte y un silencio cobarde, además de un apoyo explícito al cura, arcipreste de Irún que escondió a dos etarras tras asesinar, argumentando labores morales.

No entendí cómo él, a la sazón, obispo de San Sebastián, ante las quejas de una víctima del terrorismo por su poco apoyo a las víctimas y su actuar melifluo con los asesinos, articuló como toda respuesta un "quién ha dicho que un pastor deba querer por igual a todas sus ovejas". Nunca comprendí cómo nadie salió entonces en defensa de las víctimas, siquiera de ésa en concreto. No recuerdo reacción, airada o no, de ningún miembro de la curia contra los curas que, mezclados entre los partidarios de ETA, gritaban en mi cara y en la de otras muchas personas que se manifestaban en apoyo a las víctimas "Gora ETA militarra".

No recuerdo, ni a éste ni a otro miembro de la Conferencia Episcopal, tomando medidas contra Herria Eliza 2000, grupo constituido en su totalidad por curas vascos que apoyan públicamente al mundo de ETA. De hecho, no recuerdo ninguna víctima de ETA que sea sacerdote, sin embargo, recuerdo muchos miembros y simpatizantes del partido al que no hay que votar (también recuerdo muchos del partido al que sí).

Conozco curas vascos comprometidos en público y privado con las víctimas, algunos de ellos condenados por sus obispos al silencio público en temas del terrorismo.

No me imagino a este cura mirando a la cara a las víctimas del terrorismo, cuyos familiares fueron asesinados por el único "delito" de ser del PSOE, diciéndoles que no es ético votarles. Creo que no debería ser capaz de decir a gente como yo, que voluntariamente vamos a votar al PSOE, que mi actitud no es ética. Porque en cuanto al terrorismo se refiere, muy señor mío, no es usted quien.

La Iglesia, dice usted, no callará voluntariamente. Debiera hacerlo en este tema por vergüenza torera y si no por "el que esté libre de pecado que tire la primera piedra".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de febrero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50