Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Serbia se enfrenta a sí misma

El futuro de Kosovo pende de la contienda entre un europeísta y un nacionalista

Serbia celebra hoy la elección más decisiva de los últimos ocho años. De la victoria de Borís Tadic, actual jefe de Estado y líder del Partido Democrático, pende la política de la Unión Europea en los Balcanes; en especial, sus planes para la independencia de Kosovo. Si ganara Tomislav Nikolic, candidato del ultranacionalista Partido Radical, la secesión de la todavía provincia serbia bajo administración de la ONU será traumática y no exenta de riesgos.

Cerca de 6,7 millones de electores tienen la palabra en unos comicios en los que ambos candidatos llegan igualados. Tadic necesita una alta participación y una victoria convincente para alejar uno de los posibles escenarios catastróficos: que ambos reclamen la victoria y que la proclamación oficial se demore varios días.

Si venciera Nikolic, la UE acelerará la independencia de Kosovo, cuyos líderes podrían proclamarla antes de 10 días. Si gana Tadic también habrá independencia, pero se le dejará tomar posesión sin sobresaltos. La siguiente batalla histórica se librará en mayo: elecciones municipales y el más que probable adelanto de las generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de febrero de 2008