Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chacón promete 2.800 millones para las líneas Mataró-Vilanova y Cornellà-Castelldefels

Ni el Gobierno catalán ni el central garantizan hoy por hoy que el Cuarto Cinturón esté acabado antes de 2013. La candidata del PSC por Barcelona, Carme Chacón, en cambio, sí prometió ayer que el plan de inversiones 2008-2013 del Ministerio de Fomento incluirá la línea de Cercanías que discurrirá en paralelo a esta carretera y que unirá Mataró con Vilanova i la Geltrú. El objetivo es que antes de 2013 pueda entrar en servicio "algún tramo" del recorrido, matizó el secretario de Movilidad del Gobierno catalán, Manel Nadal.

La línea de Cercanías Orbital y la nueva línea Castelldefels-Cornellà son las dos principales apuestas electorales de los socialistas catalanes para mejorar el servicio de Cercanías. A estos dos proyectos se destinará el grueso de los 2.810 millones de euros que el PSC ha prometido para nuevas infraestructuras de Cercanías para la próxima legislatura. Pero, como es propio de una campaña electoral, las cifras van mucho más allá. Hasta 12.650 millones de euros para trenes prometió ayer Chacón si los socialistas mantienen el poder tras el 9-M. Este dinero forma parte de los 35.000 millones de euros que el Estado prevé invertir en las infraestructuras catalanas hasta 2013 en cumplimiento del Estatuto.

La red de Cercanías recibirá casi la mitad del total de la inversión ferroviaria, 6.135 millones. Además de las nuevas líneas, Chacón prometió 1.475 millones para desdoblar la línea de Vic, adaptar la Papiol-Mollet y aumentar la capacidad de la línea Arenys-Blanes. También habrá 525 millones para nuevas estaciones y 800 para mantenimiento de las infraestructuras.

Chacón eludió responder si el plan ha sido consensuado con la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. Sí aseguró que el plan del PSC se ha hecho con la aprobación "del Gobierno".

Las millonarias inversiones prometidas por el PSC levantaron críticas en todos los partidos. Joan Ridao (ERC) tildó la promesa de "poco fiable" y Josep Antoni Duran (CiU) criticó a los socialistas por "incumplir sus promesas". Joan Herrera (ICV) exigió la transferencia de Cercanías a la Generalitat antes de las elecciones para que los socialistas demuestren su nivel de compromiso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de febrero de 2008