_
_
_
_
_
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Perdón a los donantes de ACNUR

Quiero pedir perdón a los socios y donantes del Comité español del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), ya que presuntamente con sus aportaciones, esta ONG está despidiendo trabajadores reconociendo sin ningún pudor que se trata de un "despido improcedente" y adjuntando un talón con las cifras adecuadas a una decisión de ese tipo.

Ya querrían los millones y millones de refugiados y desplazados que hay en el mundo ver tanto euro junto. Eso sí, con unos modales poco propios de una organización que se denomina "humanitaria": dan la carta de despido sin avisar, pagan, cortan el ordenador y dan escasos minutos para abandonar el puesto de trabajo. Eso con personas que minutos antes manejaban cuentas, contactos, grandes donantes, gestiones, etcétera.

Según informan los directivos del comité (sus nombres están en la web: www.eacnur.org) cuando un captador de ACNUR sale a la calle en busca y captura de posibles socios y donantes y lo consigue, presuntamente la cantidad económica que esta persona aporta no comienza a revertir en los refugiados hasta nueve meses después y cuando por fin el dinero ya tiene el visto bueno para llegar a su fin natural (los refugiados), la organización se queda el 25% para gastos como presuntos altos salarios de los directivos, indemnizaciones por despido, remodelación de la sede y salarios bajos para el resto del personal (aunque los directivos repiten en cada reunión lo bien pagados que están los trabajadores y la cantidad de vacaciones que tienen).

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Como es de todos conocido, el ACNUR vive de las aportaciones públicas (gobiernos, ayuntamientos, comunidades autónomas) y de las privadas (empresas, fundaciones y donantes), pero ese dinero es para los refugiados y, por supuesto, una pequeña parte para sostener un equipo que trabaja, pero no al revés.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_