Editorial:
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Kenia se abisma

La violencia creciente, que incluye el asesinato político, exige actuar a la Unión Africana

La creciente violencia en Kenia, sorda por el momento a la mediación iniciada esta semana por Kofi Annan, amenaza con escapar al control de los líderes políticos y acabar desmembrando el relativamente próspero y estable país africano. La ira por las elecciones fraudulentas de finales de diciembre, que han reinstalado en la presidencia a Mwai Kibaki, ha dado paso a generalizados ajustes de cuentas tribales y a crímenes políticos. Son casi mil los muertos y varias decenas de miles los huidos por miedo a venganzas. El asesinato reciente de dos diputados opositores oscurece más el horizonte del compromiso en Nairobi, hasta el punto que el actual secretario general de la ONU se unirá hoy a Annan para intentar rescatar a Kenia del abismo.

Más información
El asesinato de otro diputado opositor agrava la crisis de Kenia

Kenia padece una enquistada corrupción y una peligrosa fragmentación étnicas. Una y otra han estado adormecidas por el rápido crecimiento económico de los últimos años, en brazos del turismo y una próspera agricultura exportadora. Esa nueva riqueza junto con ancestrales y brutales desigualdades (la mayoría de sus 35 millones sobrevive con menos de 2 euros al día) están detrás de la actual explosión de violencia. El modelo en vigor, como en otros muchos países africanos, consiste en repartir poder y dinero en base a fidelidades tribales.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La esperanza inmediata reside en que Annan, que cuenta con el apoyo de la iglesia, de los medios de negocios y de la comunidad internacional, consiga algún tipo de acuerdo entre Kibaki (un kikuyu, el grupo privilegiado) y su rival y líder opositor Raila Odinga, un lúo, que detenga las matanzas. A esa mediación en busca de un compromiso, por frágil y provisional que parezca inicialmente, debe sumarse con urgencia la Unión Africana, reunida en la vecina Addis Abeba y obligada si quiere ser algo más que unas siglas a buscar una solución africana a la gravísima crisis.

Los kenianos temen el fracaso de la ONU, pero temen más que la violencia actual de machetes y armas rudimentarias dé paso a otra de metralletas y fusiles de asalto. Si la razón no se impone, Kenia corre el peligro de romperse en torno a lealtades étnicas y arruinar así cualquier esperanza para un país que fuera uno de los pocos referentes africanos de modernización y capacidad de convivencia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS