Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

La igualdad y las falacias del PP

La actuación más sonada del PP en materia de equiparación entre hombres y mujeres, durante esta legislatura, ha sido recurrir ante el Tribunal Constitucional la Ley de Igualdad aprobada por las Cortes Generales. Uno de sus motivos son las medidas para conseguir una participación equilibrada entre hombres y mujeres. El PP siempre ha hecho el discurso de que "la mujer que vale, vale y no necesita muletas". Confiar en el paso del tiempo para que las cosas cambien y finalmente las mujeres vean reconocida su capacidad o su incapacidad con los mismos baremos que los varones, es desconocer la realidad.

La sentencia del Tribunal Constitucional rechazando el recurso de inconstitucionalidad del PP, cierra este debate jurídico y sanciona la legalidad de las medidas de acción positiva contenidas en la Ley de Igualdad. Una buenísima noticia y una alegría para las mujeres de este país.

El PP ha arrastrado siempre los pies en materia de derechos individuales y ligados a la maternidad, oponiéndose, sistemáticamente, a los avances legislativos que beneficiaban a las mujeres, y manteniendo un silencio estruendoso ante las soflamas de la fracción montaraz de la Conferencia Episcopal respecto a los homosexuales, el divorcio, el aborto y la familia. Otra actuación del PP de cara a las elecciones generales de marzo es la propuesta de rebajar 1.000 euros al año a las mujeres trabajadoras, que ganen más de 16.000 euros.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

En primer lugar, hay que decir que se trata de una propuesta que rompe con los fundamentos y el marco regulatorio de la fiscalidad. En segundo lugar, las mujeres aspiran a ser ciudadanas con los derechos y deberes que implica esta condición. Contribuir con impuestos es parte de los deberes ciudadanos y, sobre todo, si es para desarrollar servicios que en España todavía son tan raquíticos, como las escuelas infantiles o los programas de apoyo a las personas dependientes.

La otra cara del deber de contribuir con impuestos es que las mujeres trabajadoras tienen derecho a recibir un salario igual al de los hombres por el mismo trabajo. Y eso, en España, no pasa. Todavía hay una diferencia salarial del 28,9% entre hombres y mujeres, y existen muchas categorías profesionales en las que los hombres ganan más dinero que las mujeres. No queremos que nos engañen con una rebaja de 1.000 euros, que afectará a las mujeres que más ganan. Lo que queremos es que nos paguen lo que es justo. Por eso creemos que la propuesta del PP no es una medida de discriminación positiva. En todo caso, sería una medida de discriminación negativa.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS