Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad mantiene los expedientes contra médicos de Leganés

El PP insiste en el bulo de las sedaciones pese al archivo judicial

Todo el mundo es culpable si lo decide la Comunidad de Madrid. Ni el auto de la Audiencia Provincial de Madrid que ordenó retirar cualquier referencia a la mala práctica en las sedaciones del hospital Severo Ochoa de Leganés es suficiente para el Gobierno regional. "Que no haya podido probarse y de que se haya archivado no excluye que no se hicieran prácticas inadecuadas", sostuvo ayer el consejero de Sanidad, Juan José Güemes, del PP a preguntas de este periódico en un acto público.

La prueba de que la justicia no cambia los planes del PP es que la consejería mantiene los expedientes que abrió a cuatro médicos de las urgencias de Leganés el 30 de mayo de 2005. Los expedientados son Luis Montes, su mano derecha, Miguel López Varas, Jorge Olalla y Mar Medivil. El expediente y sus posibles sanciones quedaron en suspenso hasta que la justicia decidiera. Ahora, con el caso archivado, Sanidad los mantiene abiertos y se reserva el poder de sancionar a Montes, el único que sigue en el centro.

El ministro de Sanidad: "Ni Franco se atrevió a lo que ha hecho Aguirre"

El consejero que instigó el caso, Manuel Lamela, hoy responsable de Transportes, seguía ayer sin dar explicaciones. "No va a comentar lo que digan los jueces", justificó una portavoz. "Si no se deriva irregularidad actuaremos contra los denunciantes falsos y los que han participado en una denuncia falsa", dijo Lamela en marzo de 2005. Nada queda hoy de aquello.

Esperanza Aguirre, de visita en Vigo, defendió el silencio de Lamela: "Tiene poco que decir en este asunto porque ya me he pronunciado yo y el consejero de Sanidad. ¿Cree que tiene que hablar porque lo diga la cadena SER, EL PAÍS o La Sexta?", inquirió airada, informa Manuel V. Sola.

Uno de los expedientados, Miguel López Varas, definió con un ejemplo la actuación de la consejería: "Es como si yo acuso a Lamela o a Güemes de pederastia. Tomo los recortes de los menores fallecidos en Madrid de las esquelas y mediante un anónimo los denuncio. Les hacen la vida imposible durante tres años y cuando la justicia lo archiva y dice que no son pederastas, yo insisto y digo que no se ha demostrado que no lo sean".

El PP insiste en mentir cuando dice que no denunció el caso. Ayer fue Güemes quien declaró: "La consejería no ha tomado parte de ese procedimiento sobre el que se ha pronunciado la Audiencia Provincial". Sí lo hizo. Fue en mayo de 2005 y la denuncia ante el Juzgado de Instrucción número 7 de Leganés va firmada por el entonces viceconsejero de Sanidad, Arturo Canalda. Lamela declaró cuando dio pábulo a la denuncia: "Los papeles son ciertos y han sido aportados a la fiscalía".

La actitud del PP ha hecho que el PSOE insista en uno de los mensajes clave de su campaña electoral: la derechización de los populares. Ayer, el ministro de Sanidad, Bernat Soria, declaró en Antena 3: "Esperanza Aguirre y el Gobierno de Madrid han judicializado la relación entre el médico y el paciente. Algo a lo que no se atrevió ni Franco".

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en un acto electoral, también se pronunció: la actuación del PP, dijo, "es un ejemplo clarísimo de una derecha cada vez más reaccionaria y más alejada de lo que sienten la mayoría de los españoles".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de enero de 2008