Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP rechaza las dimisiones de los consejeros Lamela y Güemes por el 'caso Severo Ochoa'

Tampoco comparecerá en la Asamble Aguirre, como le había pedido el PSOE.- Llamazares insta a Sanidad a ir a los tribunales para obligar a la Comunidad a reponer a los médicos en sus puestos

El portavoz del PP en la Asamblea, Antonio Beteta, ha rechazado hoy la dimisión del actual consejero de Sanidad, Juan José Güemes, y del consejero de Transportes e Infraestructuras y ex titular de Sanidad, Manuel Lamela, por el caso de las sedaciones irregulares en el hospital Severo Ochoa de Leganés, archivado el lunes. Además, ha asegurado que la interpretación del reglamento que la Mesa de la Asamblea lleva haciendo desde 2001 impide la comparecencia de la presidenta autonómica en el pleno. El PSM había hecho poco antes estas tres peticiones, mientras que IU ha pedido a Sanidad que recurra a los tribunales para obligar a Esperanza Aguirre a devolver a los médicos a los puestos de los que fueron apartados.

En rueda de prensa en el Parlamento regional, Beteta ha afirmado que la Comunidad "siempre actuó correctamente" en el caso del Severo Ochoa y que "siempre ha tomado las medidas para defender la sanidad pública y para ofrecer el mejor servicio a los pacientes". En su opinión, "se obró conforme a derecho" en el cese del ex coordinador de Urgencias del Severo Ochoa, Luis Montes, y que "siempre se ha actuado legal y correctamente". Beteta ha sostenido además que el Gobierno de Aguirre "nunca ha formado parte en el proceso sino que se limitó a poner en conocimiento de la Fiscalía los hechos". En consecuencia, rechaza cualquier petición de cese de Lamela y Güemes, al entender que "siempre han actuado lealmente con los ciudadanos y correctamente con los médicos y con los pacientes madrileños".

Por último, ha asegurado que "tal antirreglamentaria petición" sólo responde a la desesperación de los socialistas por la apertura de los siete nuevos hospitales en el mes de febrero. En opinión de Beteta, "Tomás Gómez y el PSM tiemblan con la entrada en funcionamiento de los hospitales" y sostiene que ésta es la razón por la que atacan a Lamela, "que además fue el promotor de la reducción de la espera quirúrgica, que es la más eficiente de España". Beteta respondía así a la exigencia hecha poco antes en rueda de prensa por el líder de los socialistas madrileños, que ha exigido a Aguirre que "no siga con el autismo" y dé explicaciones en la Asamblea. También le ha pedido que "asuma sus responsabilidades" tras la resolución judicial que niega la mala praxis en el Severo Ochoa y cese a Güemes y Lamela.

Soria acusa a Aguirre de "negar el Estado de Derecho"

"Hemos esperado que se produjera una reacción de la presidenta", ha dicho Gómez, "después del ataque brutal del Gobierno a los médicos del Severo Ochoa. Nadie puede ya compensar por su sufrimiento al equipo médico, tan injustamente acusados, ni a los pacientes ni a sus familias que han padecido" esa conmoción. En su opinión, el Gobierno regional "se ha equivocado" porque ha dañado, no sólo a médicos y pacientes, sino "al sistema sanitario público. No vamos a cesar en el empeño de que Aguirre responda por esas responsabilidades porque es de justicia", ha aseverado Gómez, quien ha advertido de que apoyarán "todas las movilizaciones sociales y ciudadanas encaminadas a hacer justicia".

Por su parte, el líder de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, ha ido más allá al instar al ministro de Sanidad, Bernat Soria, a activar mecanismos, tanto políticos como legales, para obligar al Gobierno de Madrid a reponer en sus puestos a los médicos. En concreto, ha urgido a Sanidad a utilizar la Abogacía del Estado para "defender" a estos profesionales. En su opinión, al negarse a readmitirlos, el Gobierno regional está "vulnerando la orientación" de la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Madrid por la que se archivó definitivamente el caso. "Están en una actitud de desacato", ha apostillado, citando a Aguirre y a Güemes. Tras recalcar que el PP "da más importancia al juicio inquisitorial" que inició contra estos profesionales que al "juicio real", Llamazares ha subrayado la necesidad de que el ministro intervenga en este asunto, haciendo uso de los "resortes" de la Alta Inspección del Estado.

El propio Soria ha vuelto a pedir hoy a Aguirre que "dé la cara" y la ha acusado de "cuestionar el Estado de Derecho" al decir que no se ha demostrado que los médicos acusados de mala práctica médica no sean culpables. "Hay que dar la cara" y no hay "que negar la evidencia", como están haciendo los miembros del Ejecutivo de Aguirre cuando dicen que no tienen nada que ver en el caso del Severo Ochoa, ha afirmado Soria. "La actitud de decir que no tenemos nada que ver (con las denuncias a médicos del Severo Ochoa) y decir que no se ha demostrado" que estos facultativos no sean culpables "es cuestionar el Estado de Derecho", ha insistido Soria. El único que no se ha pronunciado hasta el momento es Lamela, que según se ha sabido hoy está de vacaciones en la estación de Baqueira-Beret. Hasta hoy, su departamento aseguraba que estaba en viaje de trabajo para justificar su ausencia.