Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los democristianos de Merkel retienen Hesse por un puñado de votos

La CDU pierde 12 puntos y empata con los socialdemócratas en número de diputados

Los democristianos ganaron ayer las elecciones de Hesse por 3.600 votos de diferencia respecto a los socialdemócratas del SPD. Los primeros resultados oficiales dieron el 36,8% de los votos la Unión Cristiano Demócrata (CDU) y el 36,7% al SPD, tras un baile de cifras en los sondeos que habían dado reiteradamente la victoria a los socialdemócratas.

Todos los sondeos y proyecciones de voto atribuían al SPD una gran victoria

El halcón democristiano Roland Koch (CDU), que gobernaba con mayoría absoluta desde 2003, perdió 12 puntos porcentuales. Andrea Ypsilanti (SPD) logró un aumento de casi ocho puntos en los votos para su partido. Ambos empataron en número de diputados, 42. En las elecciones de Baja Sajonia, la CDU logró mantener su mayoría en el parlamento de Hannover donde, pese a pérdidas moderadas, los democristianos podrán prolongar su coalición de Gobierno con los liberales (FDP).

Antes de anunciarse la apretada victoria democristiana, todos los sondeos, proyecciones de voto e informaciones difundidas anoche le auguraban una fuerte derrota. El pronosticado triunfo socialdemócrata se contagió a la propia candidata de ese partido, Andrea Ypsilanti, quien, dando por hecha la victoria, anunció exultante: "ha vuelto la socialdemocracia". Su rival Koch no dio por perdidos los comicios, aunque los votantes lo castigaron con los peores resultados del partido de la canciller Angela Merkel en Hesse en las últimas décadas.

Pese a la ajustada victoria, Koch encajó ayer el golpe más duro de las elecciones en los dos Estados federados. El candidato centró su dura campaña electoral en la delincuencia juvenil y la mano de hierro contra los extranjeros. Además lograron representación parlamentaria el FDP con el 9,4% de los votos y los Verdes con el 7,5%. El partido La Izquierda logró seis escaños, con un apretado 5,1%.

La Izquierda se consolidó ayer como fuerza política en el oeste alemán. Surgido hace unos meses de la fusión entre los socialdemócratas desencantados y los poscomunistas del Este, el partido consiguió dos nuevos éxitos electorales fuera de la antigua República Democrática Alemana. En Hesse, los resultados le conceden un posible papel de bisagra para la formación de una mayoría viable en el Parlamento de Wiesbaden.

El actual primer ministro de Baja Sajonia, Christian Wulff, infligió a sus adversarios socialdemócratas una derrota dolorosa. La democracia cristiana ocupará en Hannover 20 escaños más que los socialdemócratas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de enero de 2008